Titulo Seccion

Porsche 911 GT3 “Dulce adicción”

jueves 01 febrero 2018

Porsche 911 GT3 “Dulce adicción”
.
.
.

En cuanto lo ves te detienes por el impacto de su presencia, es brillante, robusto, agresivo, sexy. Te intimida con tan sólo verlo unos segundos, pero mientras más crece el impacto, el deseo por subirnos, por poseerlo y llevarlo al límite es insoportable. Sabes que estás frente a un monstruo de 500 hp con todos los permisos y habilidades para volar por cualquier vía, sobre todo porque se trata de la versión más “dócil” de la familia GT del 911.

Por fuera cumple con todos los nuevos estándares de diseño de la actual generación del 911, pero con un cuerpo mucho más aerodinámico y de caderas más anchas, un diseño radical que incluye un gran alerón trasero que nos brinda mayor estabilidad a altas velocidades y mejora nuestra velocidad de paso por curva, además de nuevas ventilas y fascia frontal para mejorar la carga aerodinámica y la ventilación de frenos y otros sistemas.

Es un 911 radical y musculoso, no como un fisicoculturista, más como un gimnasta olímpico capaz de volar y detenerse con un brazo a la mitad de una demostración. La fórmula se mejora con una gran reducción de peso en muchos componentes, incluidas bisagras del cofre fabricadas en ligeros elementos de fibra de carbono y poliuretano, otros materiales ligeros por doquier y un escape central que ruge como un trureno.

Por dentro es también un 911 “normal”, pero mucho más minimalista. El sistema de infoentretenimiento PCM es pequeño y con menos funciones que un nueveonce, el volante no tiene ningún interruptor o perilla, está ahí únicamente para conducir mientras que agujas análogas nos señalan el giro del motor, incluso hasta alcanzar las alucinantes 8,250 rpm, mientras que el corte llega a las ¡9,000 rpm!, todo desde un cuatro litros atmosférico de cilindros opuestos con cárter seco y afinado para las pistas. Si aceleramos a fondo, los 100 km/h aparecen en el velocímetro en apenas 3.4 segundos, y si seguimos acelerando alcanzaremos pronto una máxima de casi 320 km/h. Escape abierto con un botón, suspensión endurecida y, si somos temerarios y con manos muy finas, podremos apagar todas las asistencias eléctricas y atrevernos a modular el acelerador para impactarnos contra los súper firmes asientos de cubo opcionales y heredados del 918 Spyder. Es una bestia de las pistas, diríamos que el auto ideal para trackdays, si no existiera el RS.

No obstante, y una de las ventajas del GT3 si sólo queremos disfrutar de su poder y dinamismo sin necesariamente ir a correr a un circuito, es que es un auto civilizado que se puede usar en las calles y carreteras sin problema alguno. Tan civilizado que hasta nos permite elevar la suspensión delantera con un botón que acciona un actuador neumático para evitar rozar con topes y rampas de acceso… aunque está pensado para las condiciones de otros países, pues en México a pesar de estos juguetes nuestro GT3 vivirá eternamente rozando hasta con los fantasmas de la carretera (ok, exageramos).

Sin embrago, tenemos climatizador, bocinas de buena respuesta dinámica y hasta una alfombra en la irregular parte trasera donde antes solían haber “asientos” para niños y donde hoy ni unos palos de golf van cómodos.

Sin importar el escenario, el GT3 es una maravilla de manejo, pues incorpora gigantescos neumáticos en las cuatro esquinas, dirección en el eje trasero y una dirección delantera más precisa que la mano de un neurocirujano. Si de frenar tanta potencia se trata, los frenos de serie son buenos, pero los carbonocerámicos opcionales son una verdadera joya de la que sobra hablar, podemos exigirles sin piedad y en lugar de perder capacidad de frenado, mientras más calientes, mejor trabajan, el sueño de todo entusiasta de las carreteras secundarias. De hecho, en nuestro día de pruebas batimos todos nuestros récords de manejo en una ruta por carreteras secundarias en el centro del país, donde contamos media hora menos que nuestro mejor recorrido previo y hasta 30 rebases en zonas congestionadas por lentos camiones y largas filas de pequeños sedanes de 110 hp. Acelera tan rápido que a veces pensábamos sólo en adelantar un vehículo y terminábamos pasando a tres de un solo jalón y aún con un buen margen de seguridad y visibilidad. Es una bestia de las carreteras de montaña y un sueño para todo conductor de esos a los que la idea de un vehículo autónomo ni siquiera les pasa por la cabeza. Claro, tanta belleza tiene su precio, y a pesar de que nuestra unidad estaba muy equipada, el precio en Porsche nunca es fijo y puede incluso llegar a poner un 50% extra sobre un modelo tan exclusivo como éste.

En Cifras

MOTOR: H6, 4.0 l

POTENCIA: 500 hp

PAR MÁXIMO: 340 lb-pie

TRANSMISIÓN: Automática de 7 velocidades (PDK)

TRACCIÓN: Trasera

NEUMÁTICOS: 245/35 R20 – 305/30 R20

VEL. MÁXIMA: 318 km/h

0-100 KM/H: 3.4 s

CONSUMO: 7.89 km/l

AUTONOMÍA: 504 km

SEGURIDAD

FRENOS: Discos ventilados en las cuatro ruedas

ASISTENCIAS: ABS, EBD, PSM, PTV Plus, PASM, PCCB y PRS

BOLSAS DE AIRE: Seis

PRECIOS

RANGO: De 1,574,900 a 2,554,000 pesos

UNIDAD PROBADA: GT3 PDK; 3,000,000 pesos (est.)

Porsche 911 GT3 “Dulce adicción”
Porsche 911 GT3 “Dulce adicción”
Porsche 911 GT3 “Dulce adicción”
.
Facebook
Twitter
hr