Titulo Seccion

Honda Civic: Ahora sí nos entendemos

Monday 04 January 2016

Honda Civic: Ahora sí nos entendemos
.
.
.

EN TODA DISCUSIÓN LOS ARGUMENTOS SÓLIDOS SON LOS QUE DERRUMBAN CUALQUIER EXCUSA O CAPRICHO. EL NUEVO CIVIC ES TAN SÓLIDO —EN TODO SENTIDO—, QUE YA SE PERFILA CON ARGUMENTOS IRREBATIBLES EN LA DISCUSIÓN DE LOS SEDANES COMPACTOS.

Texto: Carlos Sandoval / Fotos: Uriel Roldán

Desmantelar una plática con argumentos, de esos que nos dejan sin opción a decir más que: “ok, tienes razón”; desde el lado del que argumenta es razón de orgullo, y a veces, desde quien se queda sin respuesta, no es más que razón de aprendizaje. Así es como el nuevo Civic está a punto de dejar callados a muchos fabricantes, con argumentos. Menos de un año atrás, vimos en el salón de NY el “concepto” del Civic que vio nacer a este hermoso auto prácticamente sin cambio estético alguno, aunque aquel prototipo verde Rana René era más bien el coupé que acabamos de ver debutar en el autoshow de Los Ángeles. Al principio es desconcertante lo diferente que es, pero las formas, volúmenes y proporciones son armónicas y muy diferentes de lo que hemos visto en cualquier otra marca del mercado global. La característica distintiva es la línea más de coupé que de sedán, pues a pesar de las cuatro puertas, la cajuela se integra con una suave caída del techo que remata en una silueta mucho más deportiva deo que nos tenía acostumbrados Honda. No obstante, el look es muy elegante, dejando la “agresividad” para las variantes coupé de dos puertas y los futuros Type R que ojalá algún día veamos en México, aunque sea en series limitadas. El nuevo Civic es totalmente diferente, y nos gusta mucho. Desde una perspectiva estética nos ganó la “discusión”.

Desde adentro parece que sucedió lo inverso. La verdad nos fascinaba el interior tipo cabina de nave interestelar de las generaciones previas, pero el nuevo Civic parece tener que ir junto con su generación y creció con un interior más conservador, maduro y tradicional, no obstante en términos tecnológicos es muy completo y actual. Aunque personalmente nos desilusionó no subirnos a un “avión” incluso más moderno, estamos seguros que la nueva generación le gustará a mucha más gente. Nos agrada en general la calidad de los materiales, los ensambles, la insonorización, la ergonomía, el puesto de conducción, la visibilidad e incluso el espacio de las plazas traseras con cabida para cuatro grandes adultos muy cómodos y hasta cinco sin demasiado apretujo. Se siente bien, se siente natural y es muy cómodo. No obstante, ni lo mejor es perfecto. La nueva interfaz de infoentretenimiento táctil es un dolor de espalda (poéticamente). Sí, funciona muy bien y la compatibilidad con Android Auto y Apple CarPlay, como ya es moda nuestra decirlo, nos encanta, pero las superficies táctiles para apagar la pantalla, subir y bajar el volumen, incluso en el volante, son francamente muy mejorables, responden lento y hace falta poner mucha atención para confirmar que estamos haciendo lo que queríamos hacer, lo que nos distrae del volante y puede ser potencialmente peligroso. No sólo es un tema de Honda, muchas marcas apenas se están dando cuenta de esto y quienes en su momento eliminaron todos los botones y perillas del tablero, gradualmente están regresando los que son más lógicos que vivan ahí, los que nos distraen menos, los más seguros. Claro, para eso el Civic también tiene controles por voz, y si nuestro iPhone está conectado incluso la sensual Siri nos acompañará para hacer varias cosas por nosotros sin necesidad de soltar el volante ni separar la vista del camino, incluido leer y contestar correos y mensajes. Se suma a esto una subconsola para cargar, sincronizar y almacenar todos nuestros dispositivos digitales modernos como un smartphone o una tableta, mantenernos conectados y sincronizados con el Civic. En general se siente como un auto muy moderno, aunque se vea como una mucho más tradicionalista desde adentro. Cumple y supera la mayoría de nuestras expectativas.

Mecánicamente nos gustó mucho la calidad de marcha, es cómodo, filtra las imperfecciones del camino a la perfección y nos hará disfrutar cada segundo al volante en recorridos urbanos. La caja automática de la versión que manejamos es la evolucionada CVT que a nadie nunca ha hecho feliz, excepto a quienes ven reflejado en sus bolsillo el ahorro de combustible. No obstante hay una gran diferencia que nunca antes vimos en Honda, un compacto motor turbo de nada despreciable potencia que hace menos aburrida la transmisión de una sola velocidad o infinitas, depende cómo se le vea. El conjunto del tren motor es sorprendentemente bueno y responde bien tanto en modo Eco como en modo Sport, que no hace más que controlar un poco la electrónica para sentir un ligero pero notable cambio en el comportamiento del vehículo para responder mejor e ir más rápido sin convertirse en un deportivo, pero reaccionando mejor, sobre todo en carreteras secundarias.

Al respecto, una vez fuera de la ciudad, la autopista es pan comido, pero en carreteras de montaña, sobre todo en descensos, a pesar del excelente apunte de la dirección y el inicial buen tacto de los frenos, si abusamos de éstos, tienden a fatigarse fácilmente y a perder un poco de eficiencia. Claro, al momento que recordamos que no es un deportivo, en pocos minutos de conducción tranquila vuelven a recuperar el aliento y a ser igual de efectivos que al inicio. El balance de la carrocería es excelente, no imaginamos lo que será de las versiones más deportivas como el coupé y la futura nueva generación del Type R. En condiciones de aceleración a fondo el motor responde bien, pero debemos siempre tener en cuenta que se trata de un compacto familiar, por lo que no haremos el cuarto de milla en tiempo récord, no obstante la respuesta del motor turbo nos dejó fascinados casi en todos los contextos de manejo, nadie podrá decir que necesita más para el día a día.

En México arranca la comercialización con tres versiones del Civic 2016, iniciando con el EX con el motor 2.0 litros sin turbo y 158 hp, seguido por el Turbo y rematado por el Turbo Plus (en estas páginas), cuyas diferencias radican en niveles de equipamiento. Sabemos que a muchos adultos nos cuesta crecer, a veces no lo hacemos bien y terminamos como el clásico “chavorruco”, que a pesar de sus 35 o 40 se comporta como uno de 25 y no, eso no está “bien”. Honda ha sabido evolucionar, crecer y madurar con el Civic, pensando en las nuevas generaciones pero sin hacer de lado a los que han crecido, es un auto moderno, muy completo y honestamente divertido y cómodo de manejar todos los días. La silueta nos encanta —y esperen a ver el hermoso coupé— y definitivamente se planta como un auto diferente pero muy bien resuelto, hoy en día uno de los mejores sedanes compactos del mercado con muy buenos argumentos para, si no ganar, al menos pelear por una de las tres mejores posiciones en su categoría.

EN CIFRAS

MOTOR: L4, 1.5 l, turbo

POTENCIA: 174 hp

PAR MÁXIMO: 162 lb-pie

TRANSMISIÓN: Automática tipo CVT

TRACCIÓN: Delantera

NEUMÁTICOS: 215 / 50 R17

VEL. MÁXIMA: N.D.

0-100 KM/H: N.D.

CONSUMO: 14.9 km/l

AUTONOMÍA: 745 km

SEGURIDAD

FRENOS: Discos ventilados delanteros, sólidos traseros

ASISTENCIAS: ABS, EBD, VSA y LWC

BOLSAS DE AIRE: Seis

PRECIOS

RANGO: De 280,000 a 350,000 pesos (estimado)

UNIDAD PROBADA: Civic Sedán Turbo Plus, 350,000 pesos (est.)

Honda Civic: Ahora sí nos entendemos
Honda Civic: Ahora sí nos entendemos
Honda Civic: Ahora sí nos entendemos
.
Diciembre 2016
imagenRevista
Año 10 No.125
FORD RAPTOR
IMPARABLE
CHRYSLER PACIFICA
RENACE LA MINIVAN
Facebook
Twitter
hr