Titulo Seccion

Chevrolet Cavalier “Grandes éxitos”

viernes 01 septiembre 2017

Chevrolet Cavalier “Grandes éxitos”
.
.
.

ESTA ES LA DÉCADA DEL “REVIVAL”. COVERS, REMAKES, SECUELAS Y MUCHAS HISTORIAS ANTES VISTAS NOS RODEAN. ¿SERÁ QUE GM ENCONTRÓ LA FÓRMULA DEL ÉXITO… OTRA VEZ?

Texto: Estevan Vázquez / Fotos: Uriel Roldán

Este auto puede ser el “novato” del año. Pocos lo sabían, pero los rumores fueron fuertes antes de poder confirmar su llegada a México. En China, donde es fabricado, se llama "Ke Wo Zi", pero GMM decidió revivir su éxito más sonado de la década de 1990: Cavalier.

Muchas familias mexicanas llenaron sus cocheras de autos Chevrolet (algunos modelos Oldsmobile o Pontiac que se comercializaban con el emblema del corbatín), Cutlass, Suburban y Chevy convivían con el sedán —o coupé— más popular entre un océano de autos estadounidenses, que muchos jóvenes heredaron y posteriormente desearon, incluyendo las versiones Z24 de alto desempeño.

Hoy Cavalier no es el objeto del deseo que llegó a ser, sin embargo, es un sedán sensato, seguro, económico y muy moderno. Las generaciones han pasado y antes de un ruidoso motor prefieren pantalla táctil, manos libres y compatibilidad con teléfonos móviles, y eso, sí lo ofrece Cavalier 2018. Llega a colocarse por encima de Sonic y debajo de Cruze, con el que comparte segmento pero a un precio más razonable.

Estrena —en México— motor S-TEC III fabricado por Daewoo, de 1.5 l y 109 hp. Misma cilindrada que Malibu pero sin turbo. Esto se traduce a que la potencia es apenas suficiente para acelerar la masa, pero este sacrificio en desempeño se ve reflejado en la gráfica de consumo de gasolina que se despliega en la pantalla TFT de 3.5 pulgadas al centro del tablero de instrumentos, ya que ha sido muy sencillo (tomando en cuenta que comenzamos nuestra prueba con apenas 85 km en el odómetro) mantener un promedio de 15 km/l en la ciudad. Cavalier se maneja con facilidad, la marcha es cómoda, el interior espacioso y silencioso, ideal para viajes familiares de larga distancia.

Es un auto compacto de poco más de 4.5 metros de longitud, lo que lo coloca como competidor directo de Dodge Neon y Nissan Tiida. Si Cruze permanece en la alineación de Chevrolet, seguirá siendo quien compita con los demás compactos del mercado. Con Cavalier, Chevrolet pretende ofrecer más seguridad (control de estabilidad, cuatro airbags), más espacio en la cajuela de 500 litros aproximadamente, más comodidad para hasta cinco pasajeros y conectividad, sin embargo, al menos en la unidad que probamos, no se ofrece el sistema OnStar de asistencia ni WiFi. Es compatible con teléfonos Android e iOS para reproducir música y realizar llamadas. No cuenta con navegación pero siendo realistas, ¿quién sigue utilizando el navegador del auto teniendo un smartphone?

Nos gustó la dirección eléctrica para la ciudad, responde rápidamente a nuestras manos y ajusta muy bien su dureza entre maniobras de estacionamiento y velocidad crucero. Se puede frenar en cortas distancias pero el recorrido del pedal es largo y si no calculamos bien la distancia nos sorprenderá hasta dónde hay que hundir el pie para detener el auto. Cosa de costumbre. La suspensión no presenta ruidos y filtra las irregularidades del camino mejor que los autos pensados en americanos y casi al nivel de los europeos. La transmisión automática de seis velocidades tiene un accionamiento lento, como auto viejo, de esos que entre cambio y cambio produce un espacio sin empuje y sólo vemos la aguja del tacómetro caer para después tener que recuperar las vueltas perdidas otra vez, tiene modo manual pero lo que realmente necesita es una programación Sport en donde se pueda aprovechar mejor la potencia.

Cavalier nos transmite sensaciones contradictorias. En ciertos aspectos, como la calidad de marcha y la comodidad se acerca a los mejores compactos de México. Sin embargo, la calidad de plásticos, es más, hasta el color café del interior se siente tan artificial como la “piel” perforada del interior. El volante es de plástico y en un día caluroso nos pondrá a sudar las manos como manillar de bicicleta. El tacto de los instrumentos (pantalla, aire acondicionado) es de auto básico mientras que el tablero de instrumentos y sus sencillos pero informativos menús se acercan a los mejores modelos Chevrolet. Los controles en el volante sólo incluyen volumen, cambiar pista y contestar/colgar el teléfono, y no se necesita más, pero un control de crucero no le hubiera caído nada mal, sobre todo que esta versión Premier rebasará los 300 mil pesos, estimamos.

Con el nombre Cavalier, Chevrolet pretende distraer la atención del hecho que el auto se fabrica en China. Nosotros no tenemos ningún inconveniente, ya que la computadora con la que escribimos estas líneas, con la que se diseñó este artículo, el teléfono con el que se agendó la prueba y muchos artefactos que utilizamos comúnmente están fabricados en aquel país. Sabemos también que la calidad de manufactura la rige General Motors, tanto como en las plantas que tiene en México, en las que confiamos con los ojos cerrados, así que no dudamos de la calidad y durabilidad de Cavalier, pero la cuestión es si el público lo verá como un auto con nombre “retro” o retrógrado.

EN CIFRAS

MOTOR: L4, 1.5 l

POTENCIA: 109 hp

PAR MÁXIMO: 105 lb-pie

TRANSMISIÓN: Automática de 6 velocidades

TRACCIÓN: Delantera

NEUMÁTICOS: 205/55 R16

VEL. MÁXIMA: N.D.

0-100 KM/H: N.D.

CONSUMO: N.D.

AUTONOMÍA: N.D.

SEGURIDAD

FRENOS: Discos ventilados adelante y sólidos atrás

ASISTENCIAS: ABS, EBD, ESC, TCS, SLS y CBC

BOLSAS DE AIRE: Cuatro

PRECIOS

RANGO: De 283,900 a 311,900 pesos

UNIDAD PROBADA: Premier; 311,900 pesos 

Chevrolet Cavalier “Grandes éxitos”
Chevrolet Cavalier “Grandes éxitos”
Chevrolet Cavalier “Grandes éxitos”
.
Facebook
Twitter
hr