Titulo Seccion

Prueba a fondo: Porsche 911 GT3 RS

Tuesday 02 February 2016

Prueba a fondo: Porsche 911 GT3 RS
.
.
.

NO INTENTE CRUZAR LA FRONTERA MÁXIMA QUE PORSCHE HA IMPUESTO CON EL GT3 RS, NO ENCONTRARÁ NADA, NI CON TOROS, OTROS CABALLOS O ALAS MÁS RADICAL QUE ESTE BÓLIDO DE STUTTGART NACIDO PARA LAS PISTAS.

Texto: Carlos Sandoval / Fotos: Armando Payno

Un día despertó con ganas de tener un auto de carreras, no un deportivo común, un auto pensado para las pistas, pero en lugar de reunir a un equipo de mecánicos e ingenieros y gastar varios millones en su propia escudería, simplemente fue a su concesionario Porsche y tras un vasto intercambio de dinero, salió con un auto tan radical que será capaz de asustar a varios deportivos mucho más potentes en una contienda en circuito. El apellido RS se deriva directamente del vocablo alemán Rennsport, o “deportivo de carreras” y se trata justamente de eso.

Por encima sólo podremos ver los 911 RSR, GT3 R y GT3 Cup, al interior, todos dignos de una pequeña escudería y homologados para categorías específicas. Sin embargo, el RS es, desde cierta perspectiva, más auto que un Cup, pues no sólo es capaz de hacer prácticamente lo mismo, sino también tiene todas las comodidades de un 911, muchas de ellas opcionales con incluso la posibilidad de montar una jaula antivuelco con sistema de extintores al interior. La ventaja de un auto así es que podemos, como dicta la tradición de Porsche, ir a la pista manejando nuestro propio auto, correr una carrera prácticamente sin modificar los ajustes del auto, ganarla y regresar a casa e ir a la oficina el día siguiente en el mismo monstruo. Confiabilidad, excelente manejo y todo el know-how de Porsche en las pistas aterrizan en éste, uno de los mejores autos que jamás hayamos manejado.

Apenas nos acercamos al máximo y más radical 911 jamás fabricado hasta el momento (sin contar al exótico GT2 RS de 2010) nos deja boquiabiertos. Entre varias mejoras, el RS se distingue de otros 911, incluso del GT3, con detalles como la enorme ala invertida trasera que aporta mucha carga aerodinámica en el eje trasero circulando rápido; un juego de branquias en la posterior de las salpicaderas delanteras para mejorar el enfriamiento y el flujo de aire, y una carrocería más ancha, tanto como la de un 911 Turbo, pero con un juego de enormes neumáticos de competencia (legales para calle) de 20 pulgadas adelante y 21 atrás con una huella más grande que la de Gulliver. Además, el techo es de magnesio y el cofre es de fibra de carbono, simplemente espectacular sin necesidad de perder un ápice de buen gusto.

Ahora bien, fuera de las múltiples diferencias mecánicas y aerodinámicas, incluidos elementos de suspensión heredados del 918 Spyder, el RS es un monstruo de adherencia, entrega de par motor y sobre todo de velocidad de paso por curva. El refinado seis cilindros opuestos de 4.0 litros desarrolla la nada despreciable cifra de 500 hp, que aunque en un mundo con súper autos que rozan los 1,000 hp no suenan a muchos, es capaz de seguir empujando hasta las 8,800 rpm, mucho más allá de la sinfonía más alegre jamás imaginada por Beethoven. ¡Es una pieza maestra!

Por dentro es tan cómodo como el promedio de la gama 911 y puede tener tanto o tan poco equipamiento como queramos (mientras menos, más caro). Se extraña la caja manual a favor de una PDK capaz de desalinearnos la espalda si la colocamos en modo Sport con cambios tan directos e instantáneos que hasta se perciben bruscos. Es la configuración más completa y radical de esta belleza de doble embrague y nos permite hacer todos los juegos que normalmente haríamos con el embrague y una caja manual, solo hay que aprender los nuevos trucos.

Frena como el ancla del Titanic, sobre todo con discos cerámicos; con dirección incluso en el eje trasero apoyada de un diferencia regulable y autoblocante, y una adherencia mil veces mejor que un chicle “motita” en el cabello, el RS no puede sino sorprendernos en carretera. Es tan rápido y responsivo en vías libres que eventualmente terminamos yendo a un circuito para conocer sus límites, mismos que la mayoría de las veces están más allá de las habilidades de nuestras manos y pies. Es simplemente sorprendente, extremadamente rápido en circuito y brutalmente estable en altas velocidades. De aquí a nuestra lista de favoritos.

EN CIFRAS

MOTOR: H6, 4.0 l

POTENCIA: 500 hp

PAR MÁXIMO: 340 lb-pie

TRANSMISIÓN: Automática de 7 velocidades (PDK)

TRACCIÓN: Trasera

NEUMÁTICOS: del. 265/35 R20; tras. 325/30 R21

VEL. MÁXIMA: 310 km/h

0-100 KM/H: 3.3 s

CONSUMO: 7.9 km/l

AUTONOMÍA: 504 km

SEGURIDAD

FRENOS: Discos cerámicos ventilados y barrenados en las cuatro ruedas

ASISTENCIAS: ABS, PSM, ASR, MSR y PASM

BOLSAS DE AIRE: Seis

PRECIOS

RANGO: Desde 3,100,000 pesos

UNIDAD PROBADA: GT3 RS, 3,400,000 pesos (est.)

Prueba a fondo: Porsche 911 GT3 RS
Prueba a fondo: Porsche 911 GT3 RS
Prueba a fondo: Porsche 911 GT3 RS
.
Diciembre 2016
imagenRevista
Año 10 No.125
FORD RAPTOR
IMPARABLE
CHRYSLER PACIFICA
RENACE LA MINIVAN
Facebook
Twitter
hr