Titulo Seccion

Porsche Cayman GTS “Adicción”

Tuesday 03 March 2015

Porsche Cayman GTS “Adicción”
.
.
.

Texto: Carlos Sandoval / Fotos: Uriel Roldán

Ni alcohol ni tabaco o drogas ilegales, mucho menos el juego o el trabajo, nada (creemos) tiene el impacto adictivo como el acelerador de este endemoniado lagarto alemán.

No hace falta consumir nada, nuestro cuerpo es capaz de producir adrenalina en tales cantidades que al poco tiempo de haber domado al Porsche Cayman GTS no querremos dejar de manejarlo… jamás. Es simple, es un auto que representa la visión más purista de lo que hoy en día debe ser un deportivo: formas elegantes, bien razadas

y muy dinámicas; espacio para dos en asientos que nos abrazan con calidez y firmeza; calidad en cada esquina del interior y materiales que harían a un rey europeo del siglo XIII sentirse asombrado, todo aunado a un par de joyas: un motor de ultra alta eficiencia colocado en la mejor posición posible (al centro) y una caja de velocidades diseñada por dioses de la ingeniería… ok, quizá suene un poco exagerado, pero eso pasa con las adicciones, perturban nuestra percepción de la realidad y nos hacen pensar que no hay nada mejor.

¿Y por qué es tan bueno? Simple, es una auto que nació para ser mejor que el mítico 911, pero en Zuffenhausen, casa de Porsche, decidieron mantenerlo siempre a raya y nunca dejar que superara a su hermano mayor, ni en tamaño, ni en desempeño ni en potencia, pero versiones como este GTS nos hacen cuestionarnos por qué alguien elegiría un 911 por sobre él, claro, sin contemplar que ahora también existe este apellido para el 911. A pesar del tamaño, la configuración de colores, acabados y equipamiento personalizable es tan vasta como para el 911, por lo que no nos faltará nada. No obstante y sin importar las razones, el Cayman tiene una ventaja insuperable por su hermano mayor: el motor central. Es ahí cuando parecen hijos de padres distintos.

Manejando al límite, el GTS no tiene final. Las curvas pasan cada vez más rápido y la adherencia lateral parece no obedecer las leyes de la física, pues cuando deberíamos estar perdiendo tracción o terminando en sobreviraje (un trompo), el Cayman se mantiene estoico sobre sus enormes neumáticos de compuesto blando. Por peso, dimensiones, agilidad, respuesta del motor y la caja, es un auto que puede cumplir con las necesidades velocistas de cualquiera en un circuito de carreras durante un fin de semana y regresar a casa manejando sin siquiera preocuparnos por la confiabilidad después de abusar en la pista.

Pero lo mejor de este Cayman no es esa posibilidad, que de hecho tiene cualquier Porsche en el mercado. Lo más interesante es que se trata de la versión más radical del Cayman y no por eso es un auto de uso exclusivo para diversión, a diferencia del anterior Cayman R. El avance de la electrónica a bordo ahora permite que un auto tan extremo como éste pueda también ser un auto racional e incluso cómodo como para utilizarse como un exclusivo conmutador sin la necesidad de citar a nuestro quiropráctico después de una sesión de manejo de dos horas en la ciudad. Es sorprendente ver cómo un auto tan capaz de ir rápido pueda también ser cómodo y nada brusco para manejarse a bajas velocidades en calles accidentadas como las nuestras. Ok, no es un sedán de lujo con suspensión neumática, pero apenas hace cinco años parecería imposible que un auto de alto desempeño fuera tan usable todos los días.

Sí, se puede usar siempre, pero una vez que hayamos acelerado a fondo en este bebé querremos que el siempre signifique "exclusivamente en carreteras o pistas de carreras". Como uno de los adicionales, este GTS monta el sistema Sport Chrono, que además de un lindo reloj análogo/digital encima del tablero, puede medir nuestros tiempos por vuelta en circuito y otros datos de carrera. Pero lo más interesante de este paquete es que incluye un par de interruptores, Sport y Sport Plus. El segundo es por supuesto nuestro favorito, pues activa la modalidad DEFCON 1 del Cayman GTS y se lanza a acabar con quien se le ponga enfrente. Si accionamos el launch control con el acelerador a fondo, pasaremos del absoluto reposo hasta los 100 km/h en apenas 4.8 segundos y no parará de golpear nuestra espalda en cada intenso cambio de la PDK hasta alcanzar los 280 km/h. Apuntamos con el volante como si fuera una mira láser montada en un rifle de francotirador y es ahí donde van las ruedas. Pisamos el freno con fuerza, y como si no hubiera un mañana el giro de la Tierra parece detenerse por un instante. No hay algo que haga mal.

¿Le parece caro? Pues lo es, pero este es de esos autos que no sólo de dejan pintada una sonrisa permanente después de manejarlos, sino que también lo harán sentir en la corte de un rey con los mejores acabados, ensambles impecables y calidad hasta en el último tornillo de su impecable carrocería. No obstante, si nos esforzamos, podremos encontrarle áreas de oportunidad, como en el sistema de infoentretenimiento PCM, que si bien era una maravilla hace varios años cuando se lanzó su actualización, hoy ya se siente veterano y poco actual. No está a la altura de los modernos sistemas digitales interconectados e interactivos, pero no dudamos que pronto podamos ver novedades al respecto. Al final, no importa si nos hacemos de la versión "base" o lo personalizamos, el Cayman GTS es una adicción que vale cada centavo que cuesta.

 

ESPECIFICACIONES

MOTOR: H6, 3.4 L

POTENCIA: 340 HP

PAR MÁXIMO: 280 LB-PIE

TRANSMISIÓN: AUTOMÁTICA DE 7 VELOCIDADES (PDK)

TRACCIÓN: TRASERA

NEUMÁTICOS: DEL 235/35 R20, TRAS 265/35 R20

VEL. MÁXIMA: 283 KM/H

0-100 KM/H: 4.8 S

CONSUMO: 12.2 KM/L

AUTONOMÍA: 780 KM

SEGURIDAD

FRENOS: DISCOS VENTILADOS EN LAS CUATRO RUEDAS

ASISTENCIAS: ABS, BA, EBD, PSM, ASR, MSR Y ABD

BOLSAS DE AIRE: SEIS

PRECIOS

RANGO: DESDE 1,297,889 PESOS MÁS OPCIONES

UNIDAD PROBADA: GTS PDK; 1,297,889 PESOS

Porsche Cayman GTS “Adicción”
Porsche Cayman GTS “Adicción”
Porsche Cayman GTS “Adicción”
.
Diciembre 2016
imagenRevista
Año 10 No.125
FORD RAPTOR
IMPARABLE
CHRYSLER PACIFICA
RENACE LA MINIVAN
Facebook
Twitter
hr