Titulo Seccion

Chick Flick: Porsche 911 Targa 4S

Monday 01 December 2014

Chick Flick: Porsche 911 Targa 4S
.
.
.

Esta es una historia de amor, así que si no le gusta el romance, la miel y los atardeceres de otoño, cambie de página ahora mismo. De Frankfurt a París en un 911 Targa lo único que se puede sentir es amor, ese amor que se vive como un camino y no como una meta.

 

Imagine el plan: llegar rodando a París (la "Ciudad del Amor") un día antes del autoshow más importante del mundo. Las opciones para el viaje eran muchas, pero nuestra idea iba como dice la canción: no hay que llegar primero, sino hay que saber llegar. Llamadas a Puebla, Miami y Frankfurt, una retahíla de correo cruzados y voilá, a las puertas del aeropuerto de Frankfurt nos esperaba cupido -como cursimente decidimos llamar a nuestro auto. Se trataba nada más y nada menos que del 911 Targa que vimos regresar al mercado bajo la actual plataforma (991) a principios de año.

A diferencia de los Targa de recientes generaciones, los diseñadores de éste también se pusieron románticos y decidieron regresar al pasado para recordarnos al primer 911 Targa de 1966 (palabra registrada por Porsche). De la misma forma que el 911 Carrera está dedicado a la Carrera Panamericana, el Targa tiene una nomenclatura en honor a la Targa Florio, famosa carrera que se corrió en Sicilia de 1906 a 1977 como parte del Campeonato Mundial de Resistencia junto con la Mille Miglia y las 24 Horas de Le Mans.

Este 911 Targa tiene todo el romanticismo visual de los primeros Targa con el arco central en aluminio pulido en contraste, pero la inigualable técnica que sólo Porsche ha sabido perfeccionar hasta en el más mínimo detalle en años recientes. "Cupido" era el tope de la gama Targa, con el paquete Sport Chrono, caja PDK e interiores personalizados que hacían perfecto match con el exterior. ¿Cómo no enamorarse a primera vista?

Nuestro primer tramo de carretera fue casi por completo de noche, salimos de Frankfurt en punto de las 19:00 horas y estábamos llegando a la hermosa y apasionante Berlín cerca de las 23:30 hrs, una hora antes de lo que Google Maps nos sugería como "tiempo estimado". La hermosa Autobahn es un deleite para manejar rápido, pero de noche y con lluvia como nos tocó por al menos tres horas, es muy distinta. El escenario es tenebroso, manejábamos en los tramos de velocidad libre a cerca de 160 km/h con muy poca visibilidad, mientras los alemanes acostumbrados a estas condiciones nos rebasaban a cerca de 200 km/h como si fuera cualquier otro día de verano. ¡Sorprendente! Aún así, manejamos rápido y sin que "Cupido" chistara ni medio segundo, llegamos a Berlín. Es sorprendente lo estable que es el 911 circulando rápido en agua incluso con neumáticos tan anchos.

24 horas después salíamos temprano por la mañana rumbo a Ámsterdam en un recorrido eufórico a altas velocidades entre Alemania y Holanda. 662 km, cinco horas y 1,800 pesos (su equivalente en Euros) de gasolina después, llegábamos a la capital del país de Robben, y porque #NoFuePenal, no dejamos que ni un sólo auto con placas NL (Netherlands o Países Bajos) nos rebasara, sin importar que en ocasiones tuviéramos que superar -legalmente- los 270 km/h. Ese fue justo el tramo donde llevamos al Targa al límite. Sí, su velocidad máxima es de 295 km/h, pero en esta ocasión era un tema de orgullo nacional y no únicamente de cifras. Por supuesto que este día no quitamos el techo ni un segundo, pues sería intolerable la turbulencia a tales velocidades. Un día de descanso en la capital mundial de la "mente abierta" y ya nos enfilábamos hacia la Ciudad Luz a través de Bélgica. El último tramo de manejo fue un poco más restringido. Los "excelentes" bancos mexicanos nos dejaron parados dos horas a las afueras de Bruselas sin poder pagar por gasolina porque no se ponían de acuerdo en cómo liberar nuestro saldo en cuatro tarjetas diferentes. 500 km después y tras pagar las autopistas de cuota francesas, estábamos entrando a una de las metrópolis europeas más hermosas. Los últimos dos días de nuestro viaje nos permitieron circular con el toldo abajo en un París tranquilo y soleado. Tras presionar un botón, en un movimiento coordinado que simula el ballet de La Bayadere, el toldo de lona del Targa se esconde bajo el medallón trasero y nos deja disfrutar de las frescas tardes y noches de París.

El 911 Targa es un auto lúdico, es para disfrutar el camino, para sentir que justo eso es el amor, el trayecto entre un punto y nuestro siguiente destino, es un auto perfecto para disfrutar entre dos.

 

PORSCHE 911 TARGA 4S

MOTOR: H6, 3.8 L

POTENCIA: 400 HP

PAR MÁXIMO: 324 LB-PIE

TRANSMISIÓN: AUTOMÁTICA DE 7 VELOCIDADES (PDK)

TRACCIÓN: INTEGRAL PERMANENTE

NEUMÁTICOS: DEL 245/35 R20; TRAS 305/30 R20

VEL. MÁXIMA: 294 KM/H

0-100 KM/H: 4.6 S

CONSUMO: 10.8 KM/L

AUTONOMÍA: 740 KM

 

SEGURIDAD

FRENOS: DISCOS VENTILADOS EN LAS CUATRO RUEDAS

ASISTENCIAS: ABS, PSM, ASR, ABD, MSR, PDCC, PTV PLUS, PTM Y PASM

BOLSAS DE AIRE: SEIS

 

PRECIOS

RANGO: DE 1,755,152 A 2,055,853 PESOS

UNIDAD PROBADA: TARGA 4S PDK, 2,055,853 PESOS, MÁS

ACCESORIOS.

Chick Flick: Porsche 911 Targa 4S
Chick Flick: Porsche 911 Targa 4S
Chick Flick: Porsche 911 Targa 4S
.
Diciembre 2016
imagenRevista
Año 10 No.125
FORD RAPTOR
IMPARABLE
CHRYSLER PACIFICA
RENACE LA MINIVAN
Facebook
Twitter
hr