Titulo Seccion

Nissan Maxima “High Roller”

Monday 06 July 2015

Nissan Maxima “High Roller”
.
.
.

La apuesta es muy alta, Las Vegas y Atlantic City simplemente no están al nivel, el ambiente buscado es más el del Marina Bay Sands en Singapur o el Hotel de París en Montecarlo. Esta es la apuesta máxima de Nissan.

Su nombre lo dice todo: no hay más allá. Es el clímax de un Nissan, es una regla y principio ulterior, el buque insignia, es el abanderado que representa y habla por la marca. Si acaso alguien necesita más que un Maxima, deberá subir un escalón hacia Infiniti, pero con la llegada de nueva generación dudamos que esto sea verdaderamente necesario.

En nuestra redacción comúnmente escuchamos frases como “más de 300 hp son pura vanidad”. Si desmenuzamos la ideología detrás de esta, quizá la podríamos reducir hasta los 200 hp, pero dejaremos ese extra debido a nuestra necesidad de adrenalina. De esta forma y ya con nuestros 300 hp asegurados, nos preguntamos, ¿Qué es lo más que necesitamos en un auto? El nuevo Maxima puede ser la respuesta a esta pregunta. Muy pocos vehículos tienen esa polivalencia idealista de ser cómodos, rápidos, amplios, bien equipados y capaces en más de un tipo de superficies. Generalmente, en particular por el último rubro, son sólo los SUVs de lujo las que cumplen con estas características, pero si lo descartamos, muy pocas opciones nos quedarán, entre ellas, el nuevo Maxima.

La octava generación del más grande sedán de Nissan no llega sin un respaldo, es de hecho un modelo que podemos rastrear 34 años atrás, cuando aún dominaba Datsun, con un Bluebird 810 que en EEUU adquirió el apellido Maxima. Desde entonces, hemos visto una nueva generación cada cuatro años en promedio, aunque en México lo pudimos disfrutar desde 1989. Ahora la imagen da un giro radical para reforzar el concepto de sedán deportivo de cuatro puertas que inauguraron en aquella tercera generación. Inspirado en el Sport Sedan Concept, el Maxima 2016 es el segundo modelo de Nissan en adoptar la nueva filosofía de diseño impuesta por el talentoso equipo dirigido por Shiro Nakamura, misma imagen que vimos debutar en la actual generación de Murano que aún no llega a nuestro país. Una de sus características estéticas es el “techo flotante”, al frente similar al de un GT-R y en el poste C con una especie de pellizco en negro que separa visualmente la carrocería del techo, rasgos que ya vimos emulados en modelos de otras marcas como en el Lexus RX. La imagen general es mucho más irruptora y deportiva respecto a lo que estábamos acostumbrados. No  pretende ser ni tener una imagen de un sobrio sedán de lujo, pero tampoco busca verse más radical que un GT-R… afortunadamente. El resultado es muy balanceado, se siente más fresco que la generación anterior y le quita esa imagen de “el auto del abuelo” con el que muchos los identificábamos, pues además es 37 kg más ligero y 25% más rígido torsionalmente que su antecesor.

Por dentro la historia es similar. Muy amplio y cómodo incluso para cinco adultos, una excelente posición de manejo que presume una enorme pantalla de ocho pulgadas dirigida parcialmente hacia el conductor, un joystick en la consola central para operar la mayoría de las funciones del sistema de infoentretenimiento e incluso un par de botones para elegir entre las modalidades de manejo Normal o Sport, donde se afinan las reacciones del acelerador, motor, dirección y demás sistemas que nos dan mejores sensaciones deportivas al volante. Hablando de éste, está forrado en piel y Alcantara perforada y tiene la parte inferior aplanada (versión SR), lo que de da un toque más deportivo, mismo que se complementa con las manetas de cambio fijas en la columna de dirección tras el volante. Al respecto, nunca nos han gustado en posición fija, pues hacen que tengamos quitar las manos del volante para hacer un cambio si el volante no está en una posición bastante central.

Climatizador con zonas independientes, asientos enfriados y calefactados, toda la conectividad moderna con dos puertos USB operados a través del sistema Nissan Connect, varias asistencias de seguridad como el detector de atención del conductor, monitoreo de punto ciego, prevención de colisión frontal con frenado de emergencia e interiores que, dependiendo de la versión, nos permiten combinar patrones de colores para tener un mayor impacto. El equipo de sonido es muy bueno y presume un sistema de cancelación activa de ruidos a través de las bocinas que en conjunto con el parabrisas y cristales laterales delanteros con doble laminado hacen de la cabina un lugar muy silencioso. En general la sensación es de mucha calidad, buenos materiales y ensambles, aunque no llega a ser un automóvil premium. De hecho, al respecto hay que destacar que es uno de los pocos modelos en el mercado mundial en este segmento (sedanes grandes no premium), pues es justo aquí donde se da el brinco a marcas mucho más caras.

Una vez en marcha, el Maxima es un auto que tiende a muy cómodo, aunque tendremos que esperar para hacer una prueba en México, pues las celestiales calles y carreteras de Nashville y sus alrededores sólo nos permitieron disfrutar de cada metro de asfalto liso como mármol. La ventaja es que si queremos mejores sensaciones, la mancuerna del V6 con la caja CVT, como antes nos los había demostrado el Altima, es una delicia, reacciona casi instantáneamente y no extrañamos los cambios de velocidad. Si lo hacemos en modo Sport, incluso tendremos una mejor retroalimentación del sonido del escape a través de las bocinas del equipo de sonido, dándonos la sensación de mayor deportividad apoyado por una dirección más rígida, acelerador más responsivo y una transmisión que varía el programa de manejo para priorizar la entrega de par en las ruedas motrices. En curvas se comporta muy neutro con una tendencia natural al subviraje pero sorprendentemente controlable, mientras que los frenos, como es de esperar en un auto de estas características, están a la atura y casi no presentan fatiga al exigirles de más, casi como lo que podríamos tener en un auto de estas dimensiones en una marca premium.

A México llegan tres versiones, Advance, SR y Exclusive, todas con perspectivas diferentes y listas para cumplir con el cliente más exigente. Aún no hay precios oficiales, pero le podemos adelantar que comenzará por debajo de los 500 mil pesos, incluso más bajo que la oferta actual de Maxima. La apuesta es alta, pero la marca sabe dónde y cómo hacerlo. Esta mano es segura y Nissan no necesita usar unos lentes de Elvis de 10 dólares en el Circus Circus de Las Vegas, lleva más bien un elegante traje contemporáneo de Zegna en el Park Hyatt de Mendoza en Argentina mientras juega su tercia de ases para ganar la mano final.

EN CIFRAS

MOTOR: V6, 3.5 L

POTENCIA: 300 HP

PAR MÁXIMO: 261 LB-PIE

TRANSMISIÓN: AUTOMÁTICA TIPO CVT

TRACCIÓN: DELANTERA

NEUMÁTICOS: 245/40 R19

VEL. MÁXIMA: N.D.

0-100 KM/H: N.D.

CONSUMO: 14.8 KM/L

AUTONOMÍA: 1,000 KM

SEGURIDAD

FRENOS: DISCOS VENTILADOS EN LAS CUATRO RUEDAS

ASISTENCIAS: ABS, EBD, BA, TCS Y VDC

BOLSAS DE AIRE: SEIS

PRECIOS

RANGO: DESDE MENOS DE 500,000 PESOS

UNIDAD PROBADA: SR, 550,000 PESOS (ESTIMADO)

Nissan Maxima “High Roller”
Nissan Maxima “High Roller”
Nissan Maxima “High Roller”
.
Diciembre 2016
imagenRevista
Año 10 No.125
FORD RAPTOR
IMPARABLE
CHRYSLER PACIFICA
RENACE LA MINIVAN
Facebook
Twitter
hr