Titulo Seccion

El lujo tiene nombre y apellido: Lincoln Continental

lunes 04 diciembre 2017

El lujo tiene nombre y apellido: Lincoln Continental
.
.
.

QUIZÁ ES MOMENTO DE QUE LA PRESIDENCIA DE LOS EEUU VUELVA A PENSAR EN UN LINCOLN COMO SU VEHÍCULO OFICIAL, O AL MENOS ESA PARECE SER LA INTENSIÓN DE LA MARCA. ¿HABRÁ LINCOLN LOGRADO VENCER A LOS ALEMANES Y A CADILLAC?

Texto Y Fotos: Carlos Sandoval

Se trata de la novena generación del buque insignia de Lincoln, un auto que no sólo comparte el nombre con un ícono de lujo en el mercado global (Bentley), sino que desde algunas perspectivas también busca alguna similitud estética con éste.

Sin embargo, Lincoln no compite con las altas esferas del lujo extremo automotriz, ahí donde sólo dos o quizá tres marcas tienen modelos. La marca ha luchado los últimos años por seguir el paso de su archi rival Cadillac, quienes cada día se acercan más al perfil premium de los alemanes de su segmento. Lincoln sigue siendo una marca de lujo, pero el nuevo Continental es un producto fuera de lo normal y va más allá para intentar ubicarlo como un producto premium.

Las dimensiones exteriores se sienten bien, ni demasiado grande ni muy esbelto, es un poco más grande que un Serie 5 o un Clase E, pero no por mucho. Esto repercute principalmente en el espacio para los ocupantes, con muy buen volumen para dos adultos en la segunda fila de asientos, mientras que el respaldo para el tercer pasajero (sólo de ser necesario) se convierte en una consola que controla la tercera zona de clima, persianas, clima en asientos traseros y hasta el equipo de sonido. Es totalmente un auto pensado para ser llevado por un chofer, pues desde la plaza trasera derecha puedes incluso mover la plaza del copiloto, muy al estilo de un Mercedes Clase S o autos superiores. Tapetes de luz de bienvenida activados sensores de proximidad de largo alcance, iluminación 100% LED y una estética majestuosa cierran la imagen y experiencia exterior.

Desde adentro, además del espacio, hay dos tópicos principales, la comodidad, y los materiales y acabados de lujo. Es un auto que califica de muy cómodo, tanto por el acojinamiento de los asientos, como por las suspensiones, además de presumir un muy bien aislamiento acústico con mejoras activas. No obstante, el sonido del V6 permea en todo momento al habitáculo, casi como si se hubiese hecho a propósito para darle un toque más deportivo al de por sí dinámico buque de lujo.

Excelentes acabados, pieles de muy buen tacto y calidad e insertos en madera son la constante, desde esa perspectiva no nos recuerda en nada a Ford, de hecho son más similares a lo que podemos ver en un Mercedes-Benz, incluida la calidad de plásticos con materiales suaves en cada rincón, incluso por debajo del volante. Es un auto muy bien terminado. No obstante, seguimos viendo un sinfín de botones, piezas y mandos heredados de Ford, algo que si bien no es malo, no deja el mejor sabor de boca a los más exigentes clientes. Al respecto, la pantalla central táctil del sistema de infoentretenimiento Sync 3, si bien está muy bien equipada y concentra toda la información útil como navegación, música y aplicaciones, no se siente tan moderna. Entre la combinación de colores, tonos y disposición de los módulos de información de la interfaz gráfica, el resultado se siente veterano y es prácticamente el mismo que podemos ver en un Ford Fiesta de entrada, le falta el carácter premium. El diseño gráfico es definitivamente un área donde la marca puede mejorar.

A su favor, el equipo de sonido está firmado por Revel Ultima (la empresa premium de Harman) y presume 19 altavoces, buscando competir con sistemas Hi End como Burmester o Bowers & Wilkins. El resultado es excelente para los oídos, se escucha muy bien en todo el rango de frecuencias, pero ante los oídos expertos, todavía les falta un poco para estar a la altura de los mejores.

Otros gadgets del Continental incluyen apertura electrónica de todas las puertas incluida cajuela que abre sin tocar un solo botón, climatizador de triple zona, cinturones traseros con bolsa de aire incluidas, un techo panorámico gigantesco con enorme quemacocos incluido, cortinas de rivacidad para los pasajeros traseros y muchos espacios de carga en todos lados, típicos de los autos norteamericanos.

Sin embargo, es una vez que nos sentamos cuando todo comienza a tomar un tono diferente, comenzando por los asientos, que para todas las plazas incluyen refrigeración, calefacción, masaje y ajustes electrónicos para tirar al aire, sumando en los frontales ¡30 movimientos distintos! Esto ayuda en gran medida a una posición de manejo muy buena, casi tan personalizable como la de un Clase S. Los mejores en su segmento.

Al volante lo primero que destaca es uno de los más grandes head-up display del mercado, con mucha información y posibilidades de personalización, aunque con una definición mejorable, pues alguna de la información proyectada tiene una apariencia ligeramente difusa. La segunda pantalla que nos llama la atención es cuadro de instrumentos digital. Es personalizable en tres modos, es muy pequeño y se siente como si hubiera nacido veterano, es una pantalla que simplemente reemplaza las agujas análogas y no explotan las posibilidades del mundo digital, además de que es pequeña respecto a lo que estamos acostumbrados en el segmento. Grupo VW y Peugeot algo le pueden enseñar a Ford/Lincoln aquí. Por dentro nos parece un auto suculento, y aunque es un tema de gustos, preferimos los acabados sobrios y minimalistas de un Audi, pero eso sólo de cada quien. Gran trabajo Lincoln.

Arrancamos con el botón de encendido, presionamos el botón D al lado de la consola central y estamos en movimiento en una alfombra voladora. Desde un volante cómodo y con miles de controles y una buena visibilidad en todas direcciones, el Continental nos sorprende desde varias perspectivas. En general es un vehículo fácil de conducir y muy cómodo. Asistencias como el freno de estacionamiento electrónico con auto hold, suspensión adaptativa y un sinfín de asistencias electrónicas que incluyen un piloto automático (muy básico pero que hace nos ayuda en ciertas circunstancias de manejo), control de velocidad crucero adaptativo, sistema pre colisión con detección de peatones y hasta auto frenado de emergencia. Ahora, si lo que queremos es que el auto se adapte a nuestro estilo de manejo, cuenta con dos modos de manejo, confort y sport, que nos ayudaran a disfrutar más de la extremadamente suave suspensión, o a exprimir el último hp de su potente motor, incluidas manetas de cambio de velocidad al volante. La dirección es de lo más preciso en este yate de lujo, apoyada en gran medida por el sistema de tracción integral permanente y por un asistente de dirección torque-vectoring; pero la sensibilidad del acelerador no es precisamente cómoda en todo momento, despega como deportivo o como cohete, dependiendo del modo de manejo, lo que quizá podría derramar algo del champagne del jefe en el asiento trasero. Nos hace falta un modo confort con respuestas más dóciles, ajustes que quizá lleguen en años venideros. Por su lado, la suspensión sí que es cómoda, pero puede resultar en movimientos ondulatorios que se sienten algo extremos como para circular en altas velocidades, donde podremos tener ese famoso y veterano efecto de “lancheo”. En sport no es ni tan firme como los alemanes y en confort no es tan cómodo como los ingleses. De las tres opciones de motores disponibles en otros mercados, a nosotros sólo nos llega la más potente, un brioso V6 bi turbo exclusivo de Lincoln de 3.0 l y 400 hp que dirige toda la potencia a las cuatro ruedas a través de una caja automática de seis velocidades que no es la más precisa ni moderna del mundo. ZF 8HP suena a una excelente opción para este auto, pero Ford no la monta en ninguna de sus marcas. De pronto la de 10 velocidades desarrollada junto con GM no suena nada mal tampoco, pero no, nos quedamos con una de seis.

El nuevo Continental se siente muy equipado, sólido, lujoso y potente. Por primera vez Lincoln nos entrega un vehículo premium en una marca que se había quedado rezagada en el nicho de las marcas de lujo, pero por 200 mil pesos más que el Serie 5 tope de gama (sin contar M5) y 45 mil arriba del tope de gama del Clase E (sin contar AMG), la decisión de compra está muy comprometida.

En cifras

MOTOR: V6, 3.0 l, bi turbo

POTENCIA: 400 hp

PAR MÁXIMO: 400 lb-pie

TRANSMISIÓN: Automática de 6 velocidades

TRACCIÓN: Integral permanente

NEUMÁTICOS: 255/45 R19

VEL. MÁXIMA: 230 km/h

0-100 KM/H: 5.5 s

CONSUMO: 10.2 km/l

AUTONOMÍA: N.D.

SEGURIDAD

FRENOS: Discos ventilados en las cuatro ruedas

ASISTENCIAS: ABS, EBD, ESC, EOTC, AH y TV

BOLSAS DE AIRE: Diez

PRECIOS

RANGO: 1,285,000 pesos (única versión)

UNIDAD PROBADA: Continental 2018; 1,285,000 pesos

El lujo tiene nombre y apellido: Lincoln Continental
El lujo tiene nombre y apellido: Lincoln Continental
El lujo tiene nombre y apellido: Lincoln Continental
.
Diciembre 2017
imagenRevista
Año 11 No.137
BMW X3
MEJOR IMPOSIBLE
Facebook
Twitter
hr
imagen