Titulo Seccion

Land Rover Discovery Sport ”Playground Earth”

Saturday 01 August 2015

Land Rover Discovery Sport ”Playground Earth”
.
.
.

Pocas palabras dicen tanto y tienen un sentido tan profundo y significativo. Desde embarcaciones en búsqueda de nuevas tierras hace 600 años, hasta transbordadores espaciales, cadenas de TV educativa, álbumes de Pink Floyd y Daft Punk y, por supuesto, uno de los todoterrenos más famosos de la historia, ahora con una familia creciente.

Texto: Carlos Sandoval / Fotos: Uriel Roldán

Jaguar / Land Rover es uno de los conglomerados automotrices más dinámicos de las últimas décadas. El fresco, vasto y decidido capital aportado por Tata, los ha vuelto a poner en el mapa de las marcas premium más destacadas tras vivir un difícil paso por manos estadounidenses y alemanas. Nuevos desarrollos, nuevas metodologías de producción y materiales, nuevos diseños y mucha inversión son el resultado de la nueva británica. Hace algunos años nos sorprendió la Range Rover Evoque, le siguió la reina de las SUVs, Range Rover, y cerraron la gama alta del fabricante de todoterrenos con el Range Rover Sport. En el horizonte se vislumbra la quinta generación del hermano de gama media, el Discovery, mismo que seguramente llegará presumiendo una nueva silueta y un moderno monocasco de aluminio como sus hermanos mayores, no obstante, mientras ese momento llega, es la entrada a la gama Land Rover la que nos sorprende hoy.

Lo conocimos como Freelander desde 1997 y tras tres generaciones ahora adopta el nombre de el siguiente en la familia, pero con el apellido Sport. El concepto que apenas hace unos meses inspiró al nacimiento de este auto se llamaba Discovery Vision Concept, y a nuestro juicio era mucho más atrevido y coherente con el camino de la marca —nos encantó durante su presentación en el Autoshow de NY del año pasado—, no obstante hubo varios cambios fundamentales del concepto a este hermoso modelo y también nos encantó. Nuestro primer contacto con el producto final fue en Islandia, donde nos demostró de lo que es capaz en territorios indómitos, pero ahora le toca descubrir latitudes quizá más complicadas que enormes glaciares en descongelación: la Ciudad de México (y sus alrededores). Sí, estas fotos no son del Bosque de Chapultepec, pero queríamos dejar claro que un Land Rover es más que una cara linda y comodidad al volante.

Para ponernos más en contexto, Discovery Sport llega a competir contra iconos del segmento como BMW X3, Audi Q5, Mercedes GLK, Volvo XC60, Porsche Macan y hasta Lincoln MKC, por mencionar las más destacadas. En estricta teoría se trata de un SUV light premium, pero lo que la separará de las demás no sólo es el diseño, sino también la practicidad y la tradicional capacidad para circular fuera del asfalto. Una de sus peculiaridades más destacadas es la posibilidad de integrar una tercera fila de asientos en el espacio de la cajuela —5+2—, con lo que habrá lugar para siete pasajeros (dependiendo de la versión), aunque dos de ellos un poco apretados en la tercera fila. No obstante, la tradición en los últimos asientos es que son exclusivos para niños o contorsionistas, la modularidad y el ingenio del diseño de estos dos lugares hace posible que acomodando la banca intermedia dos adultos puedan hacer un breve viaje citadino en la última fila, mas nunca un viaje largo. ¿No quiere compartir su Discovery Sport con nadie más que su pareja? Las filas de asientos traseras se pueden plegar y brindar un enorme espacio de carga para llevar lo que se le ocurra en ellas. ¡Todo cabe ahí!

Como es tradición en la marca, espacio, comodidad, muy buen nivel de equipamiento, excelentes ensambles y materiales serán la constante. De hecho, comparando niveles de calidad percibida contra su predecesora, hubo un salto cuántico con mejoras que la ponen mucho más cerca de un Range Rover que de un SUV de volumen. En términos de seguridad tiene todo, desde bolsas de aire para todos, hasta una retahíla de asistencias electrónicas de manejo para evitar accidentes. No le falta nada e incluso presume sistemas modernos como sensores de puntos ciegos, asistente de estacionamiento autónomo, luces altas automáticas, sistema de entretenimiento para las plazas traseras, un completo sistema de infoentretenimiento casi idéntico al que conocimos en el nuevo Jaguar XE y una larga lista de accesorios opcionales dependiendo de la versión elegida, incluidos seis puertos USB y cuatro tomas de 12 V para saciar las necesidades de energía de todos los ocupantes y sus dispositivos móviles durante un viaje largo.

Sabemos de antemano que la mayoría (99.99%) de los usuarios de un SUV nunca lo llevarán al límite de sus capacidades ni dentro ni fuera del asfalto, es como adoptar un Galgo y tenerlo encerrado en un departamento de 60 m2, “debería” ser un requisito para los compradores de un Land Rover llevarlo en búsqueda de aventura de vez en vez, pues no sólo pueden hacerlo, lo hacen muy bien, son los mejores. El sistema Terrain Response se encarga de adaptar al Sport acorde al tipo de terreno sobre el que manejemos sin importar si es asfalto, pasto, piedras, nieve, lodo con surcos, y entornos arenosos. Puede con todo.

Bajo toda la imagen, acabados y capacidades reside un bastidor que tiene ya varios años en la marca y que en partes comparte secciones con Range Rover Evoque, Freelander y más, aunque ha sido extensamente modificado para adaptarse a las nuevas dimensiones y capacidades. Los motores, al menos durante el primer año de producción del Discovery Sport, son también “viejos” conocidos, siendo el cuatro cilindros 2.0 turbo (EcoBoost) el único que llega a México, aunque también existe un diesel Duratorq (también de origen Ford) que se comercializa en Europa, esto mientras llegan una mayor capacidad de producción los novedosos motores Ingenium de Jaguar / Land Rover a partir de 2016. Además, este buen motor hace una dupla casi perfecta con la moderna caja de nueve velocidades desarrollada por ZF, misma que se encarga de transmitir la potencia del motor a las cuatro ruedas con un bloqueo central apoyado por todos los sistemas de control electrónico y amortiguación regulable.

Al volante en ciudad y carretera es cómodo, ágil y responsivo, apoyado en gran medida por la buena visibilidad, la respuesta del motor y la comodidad de la suspensión. Nos encantó la calidad de marcha e incluso a veces parece tener un toque deportivo que nos agrada, sobre todo en el tacto de la dirección, casi como la del Jaguar XE. No obstante, fuera del asfalto y a pesar de no tener todos los “fierros” de un 4x4, es extremadamente ágil y capaz. Los ángulos dinámicos, altura al suelo y gadgets para incluso saber la profundidad del río por el que circulamos nos darán toda la confianza para hacer incursiones todoterreno más allá del día de campo en Valle de Bravo.

Las capacidades dentro y fuera de caminos asfaltados, las grandes posibilidades de personalización y equipamiento, el interesante precio de entrada, pero sobre todo la imagen y el respaldo de una marca premium británica nos dejan claro que Discovery Sport es hoy por hoy uno de los mejores representantes del segmento.

EN CIFRAS

MOTOR: L4, 2.0 L, TURBO

POTENCIA: 240 HP

PAR MÁXIMO: 250 LB-PIE

TRANSMISIÓN: AUTOMÁTICA DE 9 VELOCIDADES

TRACCIÓN: INTEGRAL PERMANENTE

NEUMÁTICOS: 235/60 R18

VEL. MÁXIMA: 188 KM/H

0-100 KM/H: 8.2 S

CONSUMO: 12.5 KM/L

AUTONOMÍA: 875 KM

SEGURIDAD

FRENOS: DISCOS VENTILADOS ADELANTE, SÓLIDOS ATRÁS

ASISTENCIAS: ABS, EBD, EBA, TSA, HDC, TC, HSA, RSC Y DSC

BOLSAS DE AIRE: SIETE

PRECIOS

RANGO: DE 47,900 A 74,900 DÓLARES

UNIDAD PROBADA: HSE; 65,900 DÓLARES

Land Rover Discovery Sport ”Playground Earth”
Land Rover Discovery Sport ”Playground Earth”
Land Rover Discovery Sport ”Playground Earth”
.
Diciembre 2016
imagenRevista
Año 10 No.125
FORD RAPTOR
IMPARABLE
CHRYSLER PACIFICA
RENACE LA MINIVAN
Facebook
Twitter
hr