Titulo Seccion

Dodge Neon “Joven otra vez”

Monday 01 August 2016

Dodge Neon “Joven otra vez”
.
.
.

 

RECIBIR LA NOTICIA DEL REGRESO DEL DODGE NEON PROVOCÓ UNA OLEADA DE PENSAMIENTOS CURIOSOS. ¿SERÍA IGUAL DE RELEVANTE QUE HACE DOS DÉCADAS? ¿PROVOCARÍA EL MISMO  REVUELO ENTRE JÓVENES CONDUCTORES? ESTAMOS A PUNTO DE AVERIGUARLO, JUNTOS.

Texto: Estevan Vázquez / Fotos: Uriel Roldán

En plena adolescencia (de su servidor), en 1995, vimos por primera vez el Dodge Neon. Un compacto enfocado a jóvenes, la mejor opción como primer auto y, sin embargo, también cubría las necesidades de movilidad de una familia de cuatro personas.

Si recuerda bien, era una carrocería, diseñada por Thomas Gale, estilo coupé con cuatro puertas (aunque también hubo versiones de dos) sin marcos en las ventanas, es decir, el primer CC, aunque nadie lo llamó así. Las opciones de autos compactos eran —muchas— menos en el mercado nacional, compitió y superó a modelos como Ford Escort, Chevrolet Cavalier y más adelante se enfrentó al Honda Civic en su primera generación a la venta aquí, en México. Siempre había alguien cercano propietario o al menos con acceso a un Neon y es justo por eso que se convirtió en un auto tan relevante para los motoristas de la década de 1990.

Cuando llegó la segunda generación, el mercado ya ofrecía modelos de Peugeot, Renault y Toyota, lo que complicó la venta del Neon, pero —entonces— Daimler-Chrysler decidió ofrecer una versión de Neon a la que pocos se resistirían, el SRT-4. Utilizaba el motor 2.4 l turbo EDV/EDT como el Stratus R/T e inmediatamente se convirtió en el compacto más veloz en México, con 215 o 230 hp dependiendo del año de fabricación. Un Neon inolvidable y que todavía buscan los fanáticos de Mopar. En 2005 toda producción de Neon cesó para darle paso al Caliber, un controversial hatchback que marcó un parte aguas para Dodge en México, pero esa, es otra historia.

Tuvieron que pasar poco más de 10 años y justo a la mitad de 2016 fuimos los primeros en probar el nuevo Neon 2017, que estará próximamente a la venta. El diseño exterior es mucho más conservador, pero como es de procedencia italiana (Fiat Egea), presenta atractivos y distintivos detalles a lo largo y ancho de la carrocería sedán. El frente tiene una “mirada” agresiva, la parrilla de Dodge le sentó muy bien a la provocadora línea de los faros y las anguladas tomas de aire. El per­fil es limpio y no cuenta con molduras pero sí con hendiduras que le dan forma y carácter. La versión más equipada cuenta con manijas cromadas, detalle que contrasta muy bien sin importar el color de la carrocería. Ya sea por casualidad o por inspiración, la trasera sí nos recuerda al Neon anterior. Las calaveras tienen forma de “D” y encapsulan la luz de reversa, eso sí, esta vez son tridimensionales, no planas. Entre el cromo de la tapa de la cajuela y la parte inferior de la fascia no hay adornos ni emblemas, sólo las palabras Dodge y Neon.

El interior es inevitablemente parecido a los modelos Fiat 500L y 500X. Lo que más llama la atención es la ergonomía de los instrumentos, todo está al alcance, es de fácil lectura y accionamiento. El sistema de infoentretenimiento UConnect es de los más sencillos de usar entre tantos ofertados. La conexión inalámbrica no requiere más que de oprimir tres botones y a diferencia de otros que se complican depende del sistema operativo del smartphone en cuestión, UConnect acepta cualquier accesorio sin problemas. La pantalla táctil principal es de cinco pulgadas y lo mejor es que también recurre al uso de botones, ya dependerá la preferencia del conductor o el pasajero, pero siempre es bueno tener la opción. Pero Neon también se puede controlar sin separar las manos del volante, es decir, para toda acción existe un comando de voz y para controlar volumen y cambio de reproductor y pista hay botones tras el volante. También los hay para aceptar, rechazar y terminar una llamada y un cursor de cuatro puntos para controlar, personalizar, visualizar y ajustar preferencias de la computadora de viaje que se encuentra al centro de los instrumentos desplegada en una pantalla a color de 3.5 pulgadas TFT (Thin Film Transistor).

Pudimos probar las dos versiones más equipadas, SXT y SXT+, ambas con aire acondicionado automático, vidrios y espejos eléctricos. Las diferencias son pocas y están enfocadas puramente al confort y seguridad. Por ejemplo, Neon SXT+ cuenta con descansabrazos trasero con portavasos, seis bolsas de aire en lugar de dos, asiento del conductor con soporte lumbar, sensor de lluvia y cámara de reversa. Pocos elementos que sólo se harán notar en un largo viaje.

En donde no se escatimaron gastos, y aplaudimos a Dodge por eso fue en las asistencias de manejo, es decir, las cuatro versiones disponibles cuentan con ABS, control de tracción y de estabilidad. Aunque las primeras tres sólo tienen bolsas de aire frontales, las asistencias antes mencionadas nos ayudarán a prevenir pérdidas de control que pudieran resultar en un impacto.

Es fácil ingresar y ponerse cómodo en un Neon, aun cuando el conductor sea de talla grande, el espacio atrás es su­ cliente para otro adulto promedio. El volante se ajusta en altura y profundidad, como debe ser y después de poner en marcha al nuevo Neon, todo mejora. Cuando nos  enteramos de las especi­ficaciones técnicas, reaccionamos precipitadamente a criticar la baja cilindrada y la potencia ­final de 110 hp. “Antes el Neon tenía 150 hp” nos repetimos una y otra vez… Hasta que aceleramos a fondo y comprobamos que, efectivamente, 110 hp a más de 2,500 msnm no nos llevarán a ganar ningún Gran Premio. Eso sí, obtendremos un excelente rendimiento de gasolina que osciló entre —la unidad era prácticamente nueva— los 11 y 14 km/l. La transmisión automática de seis velocidades está programada con precisión para explotar el motor 1.6 e-Torq al máximo y la casilla de cambios manuales, mejor que algunas marcas deportivas, está en posición correcta; cambio ascendente hacia abajo y descendente hacia arriba, siguiendo el movimiento natural de las fuerzas de aceleración y frenado respectivamente.

Al entrar al Valle de México por el poniente, pudimos trazar las curvas casi sin frenar. El Neon mantuvo la trayectoria sin dificultad, viene equipado con buenas llantas y la suspensión, a pesar de ser semiindependiente atrás mantiene bien plantado el eje trasero en cambios rápidos de dirección. No llegamos al límite de necesitar la intervención de las asistencias, lo cual habla bien del funcionamiento mecánico.

Como lo mencionamos al inicio de este artículo, Neon es más conservador, más cómodo, más seguro, mejor equipado y de calidad superior a lo que alguna vez fue, propio de las exigencias actuales del mercado en el segmento de compactos. Será inevitable compararlo, los que empezábamos a manejar en la mejor época del Neon ahora estamos en edad de ser los jefes de una famila creciente (o ya crecida) y podremos disfrutar de las virtudes de la madurez, con una equilibrante dosis de juventud, en un auto que falta ver a que rango de edad le interesa más. A los jóvenes más curiosos o a los adultos más nostálgicos.

EN CIFRAS

Motor: L4, 1.6 l

Potencia: 110 hp

Par máximo: 112 lb-pie

Transmisión: Automática de 6 velocidades

Tracción: Delantera

Neumáticos: 225/45 R17

Vel. Máxima: 192 km/h

0-100 km/h: 11.2 s

Consumo: 15.8 km/l

Autonomía: 711 km

SEGURIDAD

Frenos: Discos sólidos adelante y tambores atrás

Asistencias: ABS, ESP y TCS

Bolsas de aire: Seis

PRECIOS

Rango: De 214,900 a 276,900 pesos

Unidad probada: SXT AT; 257,200 pesos

Dodge Neon “Joven otra vez”
Dodge Neon “Joven otra vez”
Dodge Neon “Joven otra vez”
.
Diciembre 2016
imagenRevista
Año 10 No.125
FORD RAPTOR
IMPARABLE
CHRYSLER PACIFICA
RENACE LA MINIVAN
Facebook
Twitter
hr