Titulo Seccion

Dios de una pierna: Lamborghini Huracán

Thursday 01 January 2015

Dios de una pierna: Lamborghini Huracán
.
.
.

La mitología maya lo designa como la deidad del fuego, viento y de las tormentas. El término huracán (Huracan), después identificado con el imparable fenómeno meteorológico, hizo su homónimo a un famoso toro indultado y ahora regresa como un dios del asfalto.

 

Hablar del nuevo Lamborghini Huracán implica necesariamente hacerlo de sus contrincantes y ponerlos frente a frente en una suerte de duelo de monstruos de Yu Gi-Oh! Nombres milenarios, antiguos dioses y potentes motores se deberán enfrentar, y para calentar las aguas, aquí algunos de sus principales rivales en el mercado: Ferrari 458 Italia, Jaguar F-Type R Coupé, Porsche 911 Turbo S, McLaren 650S Coupe y sin dejar de lado a su hermano "mellizo", el Audi R8 V10.

El Huracán es el digno heredero del mítico Gallardo, el modelo más vendido en la historia de "Lambo" hasta el día de hoy. Representa el escalón de entrada a la marca de Sant'Agata Bolognese y evoluciona claramente para llevar el segmento de los coupés deportivos mucho más allá de lo que normalmente hemos visto. Justo en el centro del auto (como un corazón) encontramos el hermoso V10 de 5.2 litros que ya conocíamos en el Gallardo y en el R8, con muy pocas diferencias técnicas pero llevado hasta los 610 hp, mucho más que la mayoría de sus rivales (excepto por el McLaren). Chasís de aluminio y carrocería de fibra de carbono aunados a una suspensión de dureza variable, discos carbonocerámicos de serie y una nueva y maravillosa caja de siete velocidades y doble embrague Lamborghini Doppia Frizione (Lamborghini Doble Embrague), hacen un conjunto técnicamente perfecto.

Esta misma sensación permea al interior con un diseño que bien puede ser un jet caza o una nave extraterrestre, pero no un auto -al menos no un auto común. Ángulos marcados, interruptores de imagen militar, colores brillantes y una cantidad de tecnología y equipamiento a la altura de los mejores autos Premium del mercado, engalanan el habitáculo para hacerlo uno de los más exóticos y particulares autos donde hayamos estado. Los plásticos, metales y pieles embonan a la perfección, casi como si se tratara de un Audi de producción en serie, con mucha calidad, consistencia en acabados y, al menos en buenos asfaltos, ausencia total de ruidos extraños. Eso es de maravillar en un Lambo. Para rematar, el panel de instrumentos tras el volante es completamente digital, nos recuerda a lo que vimos en el nuevo TT, pero con gráficas que parecen ser heredadas de un avión de combate, aunque mucho más legibles y configurables al gusto del conductor.

Basta presionar el interruptor de encendido escondido bajo una puerta que pareceç heredada de Alien (la película) para arrancar el rugido del V10. Fino, ansioso y elegante ronronea a nuestras espaldas hasta que tiramos de la maneta derecha para engranar la primera velocidad, soltamos el freno y aceleramos a fondo. En este momento el equipo de sonido se convierte en vil y vulgar lastre, pues lo único que querremos es escuchar la sinfonía proveniente del escape como si fuera Farinelli calentando la garganta con Prosecco.

Curiosamente, el Huracán más bien parece una tormenta tropical, con vientos ligeros y el cielo un poco nublado. Pero no nos mal interpreten, eso no es malo. Con un interruptor en el volante arrancamos en modo Strada (calle) y todo era miel sobre hojuelas. Sí, es un Lambo, es un deportivo y suena delicioso, pero a su favor en este modo de manejo el auto es suave, fácil de llevar, dócil y hasta cómodo. Qué Huracán, es más bien una brisa de verano, dócil como volar un papalote de papel en nuestras vacaciones de playa, podríamos asegurar que en este modo es el primer Lambo casi listo para circular como auto de todos los días. Pero… si decidimos que basta de comodidad y docilidad, el simple pulsar del mismo interruptor hará que se ajuste la respuesta del acelerador, mejorará la entrega de par del motor, ajustará el reparto de par en las cuatro ruedas, agilizará la respuesta de la caja de doble embrague, hará más rígida la suspensión y entonces sí, que se preparen las demás deidades, porque el dios Huracán está a punto de aniquilar a quien se le interponga. Respuestas instantáneas, agilidad en cada curva y un estruendo por el escape que nos recuerda a la peor tormenta eléctrica de la que hayamos sido víctimas. 610 hp disponibles a la más mínima insinuación de nuestro pie derecho suenan a problemas, pero lo mejor es que son muy controlables y en todo momento nos harán sonreír y desear nunca bajarnos.

Al final no se trata de creer en dioses o en famosos toros de hace siglos, tampoco de pensar que un logotipo taurino (respaldado por cuatro aros) hará la diferencia por sí sólo. Si quiere puede prenderle una veladora al dios iracundo de una pierna, pero el Huracán, por sí solo, tiene suficientes argumentos para que la libertad de credo pase a segundo plano, es un dios fundamentado en la ciencia, y lo bueno de la ciencia

es que no es necesario creer en ella para que sea real, tan real como éste, uno de los mejores coupés deportivos del mercado.

 

 

Especificaciones

EN CIFRAS

MOTOR: V10, 5.2 L

POTENCIA: 610 HP

PAR MÁXIMO: 413 LB-PIE

TRANSMISIÓN: AUTOMÁTICA DE 7 VELOCIDADES (LDF)

TRACCIÓN: INTEGRAL PERMANENTE

NEUMÁTICOS: DEL. 245/30 R20 -TRAS. 305/30 R20

VEL. MÁXIMA: 325 KM/H

0-100 KM/H: 3.2 S

CONSUMO: 8.0 KM/L

AUTONOMÍA: 640 KM

SEGURIDAD

FRENOS: DISCOS VENTILADOS

EN LAS CUATRO RUEDAS ASISTENCIAS: ABS Y ESC

BOLSAS DE AIRE: SEIS

 

PRECIOS

RANGO: DESDE 335,000 DÓLARES

UNIDAD PROBADA: 390,000 DÓLARES

Dios de una pierna: Lamborghini Huracán
Dios de una pierna: Lamborghini Huracán
Dios de una pierna: Lamborghini Huracán
.
Diciembre 2016
imagenRevista
Año 10 No.125
FORD RAPTOR
IMPARABLE
CHRYSLER PACIFICA
RENACE LA MINIVAN
Facebook
Twitter
hr