Titulo Seccion

707, el número de la bestia

Tuesday 03 February 2015

707, el número de la bestia
.
.
.

Algunos dicen que su nombre viene de uno de los aviones de guerra más letales; otros piensan que salió de las entrañas de la tierra para devorarlo todo. 

Texto: Carlos Sandoval / Fotos: Uriel Roldán 

Como si se tratara de un virus pandémico, el apellido Hellcat ha comenzado a difundirse entre los hermanos de la familia Dodge, y no dudamos que pronto pueda contagiar a más. No obstante, a la hora de rastrear el origen de esta "fiebre  demoniaca", el paciente cero sería, sin lugar a dudas, el Challenger, el primer gato malvado infectado con el 707. ¿Qué es lo importante de este número? Es la potencia.

Sabemos que los caballos de fuerza son el principal argumento de venta, en esta ocasión no vienen solos, pues el V8 Hemi de 6.2 litros supercargazo el más potente en la historia de la marca, es capaz de entregar demoniacas 650 lb-pie de par motor… todo parece dispuesto para una gran orgía de hule quemado, y así será.

No hacen falta muchos instructivos, comandos y secuencias elaboradas para despertar a este lindo gatito. Al volante presionamos el botón "launch control", frenamos con fuerza y unos instantes después aceleramos de un pisotón a fondo sin soltar el freno. El enorme par motor hace girar los neumáticos traseros mientras los delanteros nos mantienen en posición, lo que desencadena una nube de humo blancuzco producto de los neumáticos quemados y que de hecho podemos medir el desgaste milímetro a milímetro o incluso en Pesos.

Con neumáticos que fácilmente pueden superar los 7,000 Pesos cada uno, habrá que saber mesurarnos con el acelerador, pues ésto puede significar que un juego de llantas traseras nos duren menos que un tanque de combustible, y créanos, no querrá pagar neumáticos caros cada semana, aunque valen cada centavo de diversión.

Toda esta potencia es transmitida exclusivamente a las ruedas traseras a través de una nueva caja automática de ocho velocidades que no sólo es capaz de soportar las montañas de par motor provenientes de la planta de poder, también hace los cambios de marchas con gran precisión y prontitud. El resultado en cifras es sorprendente. Apoyado con neumáticos Pirelli de ultra alto desempeño, el Hellcat acelera hasta los 320 km/h (cifras de súper deportivo), consiguiendo los 100 km/h en el rango de los tres segundos y cruzando la línea del cuarto de milla en 11.2 segundos con los mismos neumáticos con los que sale de fábrica.

Por supuesto que para entender a detalle estas cifras de desempeño, hay que saber un poco más del responsable de ello, el motor. No sólo es enorme, técnicamente es el V8 de producción en serie más potente de la historia hasta el momento. Para poder montarlo en el auto se tuvo que diseñar una fascia frontal específica

con suficiente lugar para el gigantesco intercooler del supercargador de doble tornillo. Las cabezas de aluminio permiten un enorme flujo de aire al motor, los pistones y el cigüeñal son forjados, mientras que el bloque principal ha sido reforzado para soportar las enormes fuerzas y exigencias internas. A esto se le suman un enfriador de aceite, una bomba de agua de alto lujo y un frontal del auto diseñado en el túnel de viento específicamente para ingresar la mayor cantidad posible de aire fresco mientras se extrae el aire caliente para hacer más eficiente el funcionamiento del motor. El resultado es un enorme propulsor con una potencia específica de 114 hp por litro y uno de los precios más bajos del mundo por cada uno de esos hp (1,273 Pesos por hp).

La gran ventaja de la puesta punto del bastidor y el tren motor es que el Hellcat no sólo acelera y frena de maravilla, también da vuelta, pero es justo ahí donde debemos ser muy delicados con el pie derecho, pues a la más mínima insinuación excedida del acelerador, el brutal V8 hará girar de más las ruedas traseras y terminaremos con un sobreviraje masivo o en el peor de los casos en un trompo en medio de una nube de humo blanco.

Por dentro sobra decirlo, tiene todo y es tan cómodo como siempre ha sido el Challenger, aunque ahora con las actualizaciones que lo ponen al día en cuestiones de tecnología, equipamiento e infoentretenimiento, incluso la moderna computadora central nos permite jugar con las configuraciones de varios componentes mecánicos del auto para adaptarlo a nuestras necesidades o deseo de velocidad.

El nuevo Challenger Hellcat no es un juguete barato, pero si consideramos las exorbitantes cifras de desempeño, técnicamente es el súper deportivo más accesible del mercado, lo que lo hará un objeto de deseo y pasará a la historia como uno de los más deseados muscle-cars, digno de coleccionistas. Ahora, el "virus" 707 también llegó al Charger, pero creemos que quizá lo podríamos ver extenderse al resto de la gama de la familia como a un Chysler 300 (recién renovado) o, por qué no, a la Dodge Durango. Sólo el tiempo lo dirá.

 

EN CIFRAS

MOTOR: V8, 6.2 L, SUPERCARGADO

POTENCIA: 707 HP

PAR MÁXIMO: 650 LB-PIE

TRANSMISIÓN: AUTOMÁTICA DE 8 VELOCIDADES

TRACCIÓN: TRASERA

NEUMÁTICOS: 275/40 R20 106Y

VEL. MÁXIMA: 320 KM/H

0-100 KM/H: 3.6 S

CONSUMO: 7.2 KM/L

AUTONOMÍA: 504 KM

SEGURIDAD

FRENOS: DISCOS VENTILADOS DELANTEROS Y TRASEROS

ASISTENCIAS: ABS, ESC, TCS, EBD, EARS, HBC Y HSA

BOLSAS DE AIRE: NUEVE

 

PRECIOS

RANGO: DESDE 659,900 PESOS

UNIDAD PROBADA: SRT HELLCAT

AUTOMÁTICO; 900,000 PESOS

GARANTÍA: 7 AÑOS O 100,000 KM

707, el número de la bestia
707, el número de la bestia
707, el número de la bestia
.
Diciembre 2016
imagenRevista
Año 10 No.125
FORD RAPTOR
IMPARABLE
CHRYSLER PACIFICA
RENACE LA MINIVAN
Facebook
Twitter
hr