Titulo Seccion

Porsche Cayman GT4 Clubsport conquista Pikes Peak

lunes 17 septiembre 2018

Porsche Cayman GT4 Clubsport conquista Pikes Peak
.
.
.

La cima de Pikes Peak, en las Montañas Rocosas de Estados Unidos a 4,301 metros sobre el nivel del mar, es considerada una de las subidas de montaña más duras del mundo. Este año, Porsche lanzó su propia competencia monomarca: el Porsche Cayman GT4 Clubsport. Son 156 curvas en un recorrido de 19.9 kilómetros con su línea de llegada a 4.301 metros sobre el nivel del mar. Desde 1916 es disputada cada año la Pikes Peak International Hill Climb en Colorado Springs, una de las carreras de autos más antiguas del mundo. Y una de las más duras.

Sin barreras protectoras a los lados de la carretera y básicamente sin margen de error, con escarpadas paredes rocosas que descienden a la nada junto a la estrecha vía: estas son las cosas que hacen que la carrera a la cima sea tan cautivadora. Esta carrera empuja al conductor hasta el límite: cuanto más alto va, más delgado se vuelve el aire. Subir más de 1.400 metros de altitud en menos de 10 minutos tiene consecuencias tanto para el hombre como para la máquina, porque cuando hay poca densidad de aire, la potencia del motor se reduce drásticamente, hasta 30 por ciento. Cuanto más suba el auto por la montaña tendrá menos potencia, menos agarre y sufrirá cambios en las temperaturas de los neumáticos y del motor. Un desafío atractivo para los pilotos de carreras.

La edición número 96 del Broadmoor Pikes Peak International Hill Climb 2018 vio a Porsche convertirse en el primer fabricante de autos en organizar su propia categoría monomarca con un modelo único de vehículo. Ocho conductores fueron invitados a competir en el Porsche Cayman GT4 Clubsport Pikes Peak Hill Climb Trophy by Yokohama. Seis de los ocho pilotos competían por primera vez en la ‘Carrera hacia las nubes’ (‘Race to the Clouds’), igualmente, algunos de ellos no habían conducido un Porsche GT4 Clubsport Cayman antes de iniciar los entrenamientos para esta competencia.

Entre los participantes se encontraban Travis Pastrana, campeón de motocross, ganador de los X Games y doble en escenas peligrosas en película de cine; CJ Wilson, el ex jugador de béisbol profesional, y Till Bechtolsheimer, piloto de la categoría IMSA –un rostro famoso en cada uno de los autos–. La alineación de pilotos estuvo representada por la “perfecta combinación entre clientes y socios de Porsche”, dijo Daniel Armbruster, Director General de Porsche Motorsports Norte America.

“El Broadmoor Pikes Peak International Hill Climb es una carrera con un estatus de culto”, dijo Travis Pastrana, quien tras haber participado en las ediciones de 2004 y 2005 estaba emocionado de correr de nuevo, esta vez en un Porsche. La experiencia previa del temerario piloto ciertamente le fue muy útil: fue el ganador de la clase Porsche GT4 Cayman Clubsport, con un tiempo de 10 minutos y 34 segundos. JR Hildebrand, conocido por sus apariciones en la serie de carreras IndyCar, también logró un tiempo de menos de 10 minutos y 40 segundos. Armbruster sabe que: “Este es un registro que será difícil de superar cuando volvamos a competir en 2019”.

Porsche Cayman GT4 Clubsport conquista Pikes Peak
.
Facebook
Twitter
hr