Titulo Seccion

Porsche CAMP4 Canadá

viernes 17 febrero 2017

Porsche CAMP4 Canadá
.
.
.

Mientras que la temperatura ambiente de la Ciudad de México en pleno invierno alcanza los 22° C al medio día, en otros países del mundo siguen viviendo las inclemencias del clima ártico (en el hemisferio norte) y están acostumbrados a que cada temporada invernal, se deben cambiar las llantas de sus autos, hasta el grado en el que se vuelve necesario contar con un vehículo que se pueda manejar todo el año.

Por lo general, los deportivos quedan eliminados de esta ecuación. Con bajo perfil de llantas, poca altura al piso y mucha potencia principalmente al eje trasero, los propietarios no quieren arriesgarse a conducir en condiciones gélidas, donde el hule (y compuestos) de los neumáticos ofrecen poca o nula tracción sobre la superficie congelada.

Porsche nos invitó al país más frío de América del norte, en febrero, para demostrarnos de lo que son capaces tanto el 911 como el 718 Cayman en un circuito cerrado, realizando maniobras extremas, expuestos al clima de montaña cercano a Montreal, a una temperatura media de -10° C. Cómo no extrañar nuestra CDMX.

Iniciamos con una breve pero clara explicación del Círculo de Kamm, que no es más que la capacidad de las llantas de traccionar en los ejes X y Y de fuerzas que se suscitan al acelerar, frenar y girar; y las consecuencias de éstas. Cuando se conduce sobre hielo, el círculo se hace tan pequeño que a la más mínima insinuación de transferencia de pesos o cambio de dirección, perderemos tracción.

Con la ayuda de neumáticos con “tacos” de 1.5 mm y siguiendo al pie de la letra las indicaciones de los instructores –pilotos profesionales de distintas categorías internacionales donde participa Porsche‑ sorteamos diversas pruebas de control, tacto, frenado y aceleración.

Iniciamos estrenando el 911 Carrera 4S, con motor 3.0 l turbo de seis cilindros opuestos (bóxer) en dos ejercicios, ambos destinados a mejorar nuestra habilidad de mantener el control en caso de encontrar un obstáculo en el camino. Realizando fuertes frenadas y el famoso “scandinavian flick” logramos apuntar en la dirección correcta y mantener la trayectoria sin problema, utilizando el PSM (control de estabilidad) en posición Sport para que la computadora nos permitiera colocar el auto de lado sin trompear por completo.

Pasamos a estrenar otro 911, el Carrera S de tracción trasera. Sobre un lago congelado, probamos nuestra habilidad para recuperar el auto después de provocar subviraje o sobreviraje en una pista en forma de ocho, ideal para medir la cantidad de vueltas que hay que darle al volante y para aprender a ver siempre hacia la salida de la curva, para que nuestras manos sigan la mirada.

Por último, abordamos el 718 Cayman de 350 hp con motor H4 turbo de 2.5 l (también bóxer) en un slalom congelado. Fue tanta la confianza que nos brindó el coupé de motor central que desconectamos por completo el PSM y… ¡a girar se ha dicho!

A pesar de que nunca encontraremos este tipo de clima en México, realizar ejercicios en estas condiciones meteorológicas nos ayuda a adquirir más experiencia al volante y a ser más delicados al volante a la hora de realizar cualquier tipo de maniobra evasiva, incluso sobre pavimento seco o lluvioso.

Llegamos a la conclusión de que podríamos haber pasado tres días más manejando “de ladito” al mismo tiempo que un Porsche es un auto ideal también para el crudo invierno canadiense (o cualquier otra parte del mundo).

Porsche CAMP4 Canadá
Porsche CAMP4 Canadá
Porsche CAMP4 Canadá
.
Facebook
Twitter
hr