Titulo Seccion

Es tiempo de limpiar el aire: Carlos Ghosn

Tuesday 15 December 2015

Es tiempo de limpiar el aire: Carlos Ghosn
.
.
.

Durante la conferencia sobre el clima COP21 de París, de la que ha salido un nuevo acuerdo mundial para combatir el cambio climático. Los compromisos individuales de los países que forman el acuerdo de París no pueden, por sí solos, garantizar una transición sin fisuras a una economía baja en carbono. Es obligatorio que cuenten con el respaldo del mundo empresarial.

Dejemos algo claro: esa transición va a producirse, de una forma u otra. O bien será una transición ordenada durante los próximos veinte o treinta años, o bien un proceso caótico, alimentado por las crisis y las penurias humanas. Cuanto más tardemos en tomar medidas mundiales, más más probable será la segunda opción.

Una transición ordenada es la que se produce dentro del sistema financiero y económico actual. No amenaza ni arrolla las bases de nuestra economía de mercado. No requiere una intervención agresiva del gobierno ni un control centralizado.

Una transición ordenada ofrece la oportunidad de que muchos salgan ganando, porque las empresas con capacidad de adaptarse e innovar florecerán. Hoy en día, el 95% de todo el transporte automotor depende de combustibles derivados del petróleo. El 64% de la producción mundial total de petróleo se dedica al transporte.

El número de vehículos en las carreteras va a aumentar a más del doble, de los 800 millones actuales a más de dos mil millones en 2050. Si queremos evitar los peores efectos del cambio climático, no podemos seguir utilizando combustibles fósiles para alimentar esos vehículos.

Por suerte, existe una manera práctica y asequible de empezar a reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles: los vehículos eléctricos. Son los únicos vehículos sin emisiones y alimentados gracias a energías totalmente renovables.

La Alianza Renault-Nissan ha vendido más de 275.000 vehículos eléctricos, más de la mitad de los que circulan hoy por las carreteras del mundo. Aunque estoy orgulloso de que nuestra empresa sea líder, sé que eso no es suficiente. Los vehículos con cero emisiones siguen siendo una mínima parte del mercado de automoción en su conjunto.

La buena noticia es que están uniéndose a nosotros otros fabricantes con nuevos vehículos eléctricos, híbridos recargables y coches eléctricos de célula de combustible, que están contribuyendo a expandir el mercado de vehículos de bajas emisiones y sin emisiones. Cuando hay más participantes hay más competencia, y la competencia estimula la demanda.

También es muy importante que los gobiernos de todo el mundo estén ayudando a fomentar la demanda de vehículos eléctricos con diversos incentivos, como dinero en efectivo, programas para renovar el parque vehicular y remover los viejos coches contaminantes, estacionamiento gratuito y autorización a los vehículos eléctricos para utilizar los carriles bus y de alta ocupación. La industria está decidida a impulsar estas y otras políticas en las que la prioridad sea la reducción de los gases de efecto invernadero, como una mejor planificación urbanística que permita detener el aumento de los trayectos.

Asimismo estamos colaborando con gobiernos y empresas para aumentar el número de puestos de recarga, necesarios para que los vehículos eléctricos se extiendan. En lugares en los que se han llevado a cabo esas inversiones, como Noruega y la ciudad estadounidense de Atlanta, los clientes han tenido reacciones positivas y las ventas se han disparado.

Al invertir en innovación ecológica, las empresas pueden crear valor de futuro y desempeñar un papel fundamental en la lucha contra la amenaza del cambio climático. De hecho, según el último Informe de la Nueva Economía Climática (New Climate Economy Report), elaborado por la Comisión Global sobre la Economía y el Clima, el mercado mundial de productos y servicios bajos en emisiones de carbono y ecológicos tiene un valor de más de 5,5 billones de dólares.

Este tipo de inversión seguirá aumentando. Ya ha proporcionado una ventaja competitiva a muchas empresas y las ha ayudado a construir estabilidad y situarse mejor para afrontar desafíos futuros.

El secretario general de la ONU dijo hace poco que somos la primera generación que siente las consecuencias del cambio climático y la última que puede hacer algo para detenerlo. Este es un llamamiento a actuar, y la industria del motor se compromete a hacer la parte que le corresponde.

.
Diciembre 2016
imagenRevista
Año 10 No.125
FORD RAPTOR
IMPARABLE
CHRYSLER PACIFICA
RENACE LA MINIVAN
Facebook
Twitter
hr