Titulo Seccion

Las atípicas 24 Horas de Le Mans

jueves 10 septiembre 2020

Las atípicas 24 Horas de Le Mans
.
.
.

Los aficionados a las carreras de resistencia rara vez han tenido que esperar tanto como lo han hecho este año para ver las 24 Horas de Le Mans. Debido a la pandemia del coronavirus, la mítica carrera francesa fue reprogramada en el calendario, para pasar de la fecha tradicional de mediados de junio al 19 y 20 de septiembre. Solo ha habido otro retraso en los casi 100 años de historia de la prueba: en 1968, cuando las 24 Horas de Le Mans fueron disputadas el 28 y 29 de septiembre por los continuos disturbios que hubo en París.

Posponer la carrera tiene varias consecuencias para los equipos. Entre otras, los cambios en la programación o la renuncia a algunas actividades muy populares para el público, como las verificaciones técnicas en la plaza principal de la ciudad y el desfile de pilotos que se celebran habitualmente el día antes de la salida. Pero hay muchas más:

1. La larga noche

A mediados de junio, cerca del solsticio de verano, ocurren los días más largos en el hemisferio norte. En la fecha original en que debía haberse disputado esta edición número 88 de la prueba de resistencia (13 y 14 junio), los vehículos hubieran rodado en la oscuridad únicamente durante 8.02 horas. Sin embargo, en la nueva fecha de septiembre, el sol se pondrá el sábado a las 8:01 p.m. y los primeros rayos no volverán a aparecer hasta el domingo a las 7:44 de la mañana, lo que significa un periodo de noche de casi cuatro horas más del que habrían encontrado los pilotos con el calendario inicial. En esa lucha titánica sobre el mítico trazado de la Sarthe, los equipos tendrán solo unas 12 horas de luz.

2. El ritmo rápido

La larga noche significa más tiempo con menos temperatura ambiente y del asfalto. Como resultado de ello, los motores de los vehículos rodarán más horas a un nivel óptimo. Aire más frío significa más saturación de oxígeno y, en consecuencia, una combustión mejor y más eficiente del combustible. Una regla de oro: si la temperatura ambiente cae cinco grados centígrados, la potencia del motor aumenta uno por ciento. Por tanto, en la noche de las 24 Horas de Le Mans 2020 los autos podrán alcanzar un ritmo de carrera más elevado. Con el sol poniéndose más temprano el sábado y saliendo más tarde el domingo, los perfiles serán diferentes. La temperatura media durante un periodo de 24 horas a mediados de junio (según las estadísticas de los últimos 30 años) es de 16,8 grados centígrados. La media en septiembre es exactamente de un grado menos. Igual que la oxigenación más alta, este factor influye en el rendimiento de los vehículos.

3. Los neumáticos blandos

Las temperaturas más frías durante la noche también ofrecen una ventaja para los neumáticos de compuesto blando, ya que pueden rodar durante más tiempo. Este tipo de goma no solo ofrece más agarre, sino que también es más estable cuando las condiciones de la pista son buenas. Después de un turno doble (o dos sencillos consecutivos), los vehículos GTE están obligados a montar neumáticos nuevos.

4. La anticipación a la lluvia

Las estadísticas meteorológicas durante las últimas tres décadas muestran que las temperaturas más altas y más bajas durante el día y la noche cambian mucho de junio a septiembre. Sin embargo, los datos también muestran claramente que, aunque hay menos lluvia en septiembre, los chaparrones son más fuertes que en junio.

5. El sol bajo

Durante el anochecer y el amanecer en las 24 Horas de Le Mans, los pilotos tienen que luchar contra el deslumbramiento del sol. En la puesta de sol del sábado, la luz brilla sobre el parabrisas en un ángulo bajo y ciega a los pilotos, especialmente en las curvas de Indianápolis y Arnage. En el amanecer del domingo, este fenómeno sucede en la famosa zona de Tertre Rouge.

6. La salida más temprano

A diferencia de años anteriores, las 24 Horas de Le Mans 2020 comenzarán a las 2:30 de la tarde hora local. Uno de los motivos de ello es que el final de etapa del Tour de Francia, la famosa carrera ciclista, termina en París la tarde del 20 de septiembre. Para evitar interferir con ese evento, la edición número 88 de la legendaria carrera que forma parte del Campeonato Mundial de Resistencia (WEC) de la FIA terminará un poco antes el domingo, concretamente a las 2:30 p.m. Además, deja solo cuatro horas entre el final del warm-up y la salida de la carrera para completar los últimos detalles.

7. La ausencia de público

Para los aficionados a las carreras, las 24 Horas de Le Mans son, sin duda, una de las grandes citas del calendario. Cada año, alrededor de un cuarto de millón de personas acuden a la cita. Durante estos días, la capital del departamento francés de la Sarthe, con sus 150 000 residentes, se desborda por completo. Pero esto no sucederá en 2020: el Automobile Club de l'Ouest (ACO), organizador de la carrera, prohibió la entrada de espectadores al circuito para esta edición. Las grandes tribunas frente al pit lane suelen estar abarrotadas, especialmente al inicio el sábado y al final el domingo.

8. La jornada de pruebas cancelada

Los ensayos oficiales de un día, que son llevados a cabo medio mes antes de la carrera, también forman parte de la tradición de las 24 Horas de Le Mans. Es la única oportunidad para que los fabricantes, firmas de neumáticos, equipos y pilotos se preparen para las peculiaridades del circuito de 13 kilómetros y 626 metros en el que es disputado el gran clásico del año. El ‘Circuit des 24 Heures’ es una combinación del circuito Bugatti permanente y algunos tramos de vía pública, algo totalmente único en la escena del automovilismo. No existe la posibilidad de hacer pruebas en ningún otro momento.

9. El programa más compacto

Las 24 Horas de Le Mans de este año se desvían del calendario habitual. Las sesiones de entrenamientos, que tradicionalmente son llevadas a cabo junto con la clasificación los miércoles y jueves, ahora están programadas solo el jueves (10 horas de entrenamientos libres, más clasificación) y el viernes (entrenamientos libres e hiperpole). Tradicionalmente, el viernes anterior a la carrera siempre ha sido un momento para que los pilotos y los miembros del equipo se puedan relajar. El llamado ‘Viernes Loco’ realmente es dedicado a los aficionados.

10. El desaparecido desfile de pilotos

Durante el día, todo tipo de vehículos recorren los terrenos de acampada y las calles aledañas al circuito, siempre repletas de aficionados que rompen en aplausos cada vez que alguien quema goma en el asfalto. El broche del viernes anterior a la carrera lo pone el famoso desfile de pilotos por el centro de la ciudad. Pero, infortunadamente, esto no será así en 2020: el espectáculo con pilotos a bordo de autos clásicos, haciendo el recorrido que va desde la Place des Jacobins hasta la Place de la République, fue cancelado.

11. El polen en el ambiente

Los ojos llorosos, el picor de nariz y la medicación forman parte de la imagen habitual en el paddock de Le Mans en junio: muchos pilotos, miembros del equipo y aficionados sufren de alergia al polen debido a la gran cantidad de gramíneas que hay en la región de la Sarthe.

Las atípicas 24 Horas de Le Mans
Las atípicas 24 Horas de Le Mans
Las atípicas 24 Horas de Le Mans
.
Facebook
Twitter
hr