Titulo Seccion

Año Nuevo Neoyorkino

Monday 01 December 2014

Año Nuevo Neoyorkino
.
.
.

Hemos visto, aunque sea en película, la clásica postal navideña de Nueva York, las inmensas jugueterías, los villancicos y las pistas de hielo al aire libre, una atmósfera mágica, un clásico inigualable.

En la ciudad que nunca duerme cualquier época del año resulta fascinante; sabores, olores y sonidos asaltan los sentidos. Una especie de microcosmos donde todas las culturas y nacionalidades se desenvuelven generando historias por minuto, entre los distintos barrios, parques, tiendas, restaurantes, teatros y hasta por debajo de las coladeras. Sin embargo, una de las temporadas en que revive con más fuerza la magia neoyorkina es el invierno, con la pista de hielo del Rockefeller Center, con los juguetes de la legendaria FAO Schwarz -sí, la del inmenso piano en el piso- con las luces de Times Square reflejadas en la neblina que se devora a los rascacielos.

En esta época, a pesar del clima, también espera un Central Park nevado donde todos salen a patinar sobre los lagos congelados, a caminar, jugar y a distraer el frío comiendo nueces tostadas de carrito y a dejarse invadir por el espíritu navideño. En éste y en todos los parques de la isla -Battery y Gramercy Park por ejemplo- decenas de figuras hechas con nieve ilustran el paisaje.

En esta época la música no se hace esperar, el coro del Salvation Army inunda las calles de villancicos que representan el espíritu navideño. La Avenida de las Américas, con esas gigantescas esferas y las series de luces trazan un camino al histórico Radio City Music Hall y al "30 Rock" con su pista de hielo coronada por el icónico árbol navideño.

Pero no todo es nieve y canto, la Navidad se trata de regalar, y para esto la isla de Manhattan se pinta sola, empezando por la Quinta Avenida, con sus ofertas inalcanzables, el Fashion District repleto de tiendas de marca y departamentales, o Broadway en Soho ("South of Houston St.". Al sur de la calle Houston, se pronuncia "Hauston" no "Hiuston"), con tiendas un tanto más alternativas y rodeadas de estos clásicos edificios, cafeterías y callejones de adoquín que lo hacen uno de los barrios favoritos.

Chelsea, por su parte, impone su identidad poniendo en alto el orgullo gay de Manhattan con un moderno movimiento urbano de galerías, mercados gourmet, un distrito de la moda y una exquisita vida nocturna; todo ello enmarcado en el Highline, un parque urbano elevado que permite las mejores vistas de este soberbio barrio. Aquí se encuentra uno de los mejores espacios para resguardarse del frío, comprar y comer como todo un foodie; el Chelsea Market.

Si esta navidad decides visitar Manhattan, cuando menos te des cuenta serás parte de un escenario que por años has visto en el cine y en la TV; nieve, luces, adornos, tráfico, ruido, una multitud pululando por las calles y una serie de experiencias que te convertirán en un niño emocionado.

 

Gastronomía

Imperdible un Hot Dog y nueces tostadas de carrito en cualquier esquina de Manhattan o de Shake Shack. Carnegie Deli, un clásico ubicado en la 55 y la 7, si quieres comer el mejor Pastrami de la ciudad y el Spice Market, en el Meatpacking District, tiene guardada una explosiva mezcla de sabores indios.

 

Dónde dormir

Aunque sea más caro dormir en Manhattan vale la pena hacerlo, incluso la diferencia la ahorrarás en transporte. En el bullicio de Times Square hay opciones para todos los gustos como el W o el Belvedere Hotel.

Año Nuevo Neoyorkino
Año Nuevo Neoyorkino
Año Nuevo Neoyorkino
.
Diciembre 2016
imagenRevista
Año 10 No.125
FORD RAPTOR
IMPARABLE
CHRYSLER PACIFICA
RENACE LA MINIVAN
Facebook
Twitter
hr