Titulo Seccion

Thursday 01 August 2013

.
.
.

"Era en verdad el infierno en la tierra. Aquellos que apenas pudieron sobrevivir la intensa radiación, con los ojos quemados, la piel calcinada y ulcerada, deambulaban para obtener ayuda. Ni una sola nube amortiguaba los rayos del sol de ese día de agosto, brillando inmisericorde en ese segundo día después del estallido", escribió Yosuke Yamahata fotógrafo japonés, en su diario.

Nada se comparó con el horror que estremeció al país del sol naciente durante los bombardeos atómicos en Hiroshima y Nagasaki, éstos que Estados Unidos ordenara el 6 y 9 de agosto de 1945 y que pusieron fin a la Segunda Guerra Mundial.

"Little boy" cayó sobre Hiroshima el 6 de agosto, "Fat man" el 9 del mismo mes en Nagasaki, estos ataques nucleares provocaron la muerte de 300,000 personas, la angustia de muchas otras que murieron tiempo después y la terrible carga tanto física como psicológica de los sobrevivientes. A unos días de cumplir 68 años de esta tragedia, Japón y su gente sigue sufriendo, recordando y quizás "reproduciendo" ese horror.

A pesar de los esfuerzos realizados por el gobierno norteamericano para prohibir la difusión de innumerables fotografías que mostraban este holocausto, algunas salieron a la luz. Gente fulminada, ciegos, desfigurados, con cáncer y mutaciones genéticas que se transmitieron de generación en generación.

ECOS SALPICAN LA PANTALLA GRANDE

¿Alguna vez pensaste en cómo podrían conectarse esas ideas, sentimientos, dolor e imágenes de una nación tan lastimada? Quizá suene descabellado pero no imposible pensar que muchos de los "monstruos" orientales tienen sus orígenes en algo mucho más profundo en comparación con aquellas cintas estadounidenses en la que un asesino serial ataca a un grupo de adolescentes en una cabaña, cuando éstos intentan vivir "al límite".

La cinematografía japonesa entonces, utiliza elementos que atrapan a millones de ojos occidentales que ven historias de leyendas de mujeres con aspecto espectral, blancas como la leche, con el cabello largo y negro sobre la cara  caminando al tronar de sus articulaciones. Pero estos "monstruos" retratan parte de sus costumbres y creencias. Tan sólo esas escenas de féminas espectrales descansan sus cimientos en personajes de la  cultura popular nipona denominados "yūrei", que según ellos, son espíritus arrancados de la vida de forma cruel, que no tuvieron una sepultura pacífica o por cometer suicidio. La indumentaria que usan es aquella con la que las mujeres eran enterradas. Si lo notas, efectivamente hay más detrás de una cinta de horror y tan sólo algunas han llegado a los cines de occidente con títulos como: The Grudge, The Eye o Ringu como las más representativas.

No obstante, existen cintas para un público que desea colarse al "horror" que se conecta más con la violencia psicológica y visual, con películas como Tetsuo: the iron man, que es considerada un parteaguas por su estética "agresiva". Asimismo están "Naked Blood", "Imprint" o "Ichi the killer" como representantes de un cine  bastante crudo para algunos pero revelador y reflexivo para otros.

Obviamente las últimas cintas podrían catalogarse en otro tipo de género cinematográfico, no como "horror", pero aquí estamos hablando del término per se, pues hablamos de horror no sólo con los personajes, sino también las circunstancias y desarrollo que muestran un ímpetu especial por la brutalidad, la dureza y la crueldad que puede venir de tiempo atrás en la historia de este país asiático.

Así el cine oriental al ser totalmente portador de sus propios códigos, representa el horror con una peculiar visión de la violencia física, psicológica y estética, incluso las cintas de yakuza (mafia japonesa) llegan a ser tan explícitas que nos envuelven en un exquisito humor sórdido. Exacerbación, dolor, tragedia, espíritus que regresan a torturar después de una horrible muerte. Nunca se sabe… o quizá si se sepa, o quizá siempre se supo. El horror que puede experimentar un pueblo es una tragedia constante, nos duele sobre manera… sin embargo, es de aplaudir la genialidad y maestría que algunos utilizan para, quizá, hacer catarsis y representarlo de una forma por demás "delicada" y fina no sólo para endulzar la retina sino para hacernos, incluso, expulsar nuestros propios demonios.       

  

 

.
Diciembre 2016
imagenRevista
Año 10 No.125
FORD RAPTOR
IMPARABLE
CHRYSLER PACIFICA
RENACE LA MINIVAN
Facebook
Twitter
hr